El tope de granito



Cuando se vive en una sociedad como la nuestra, donde a diferencia de otros lugares la individualidad es algo que se respeta mucho menos, tratar de encajar se convierte en una necesidad para muchos (¿Debería incluirme?), para tener amigos, para ser aceptado en el trabajo, para ser popular en el colegio o en la universidad. Si a eso le añadimos la preferencia nuestra por tener símbolos de estatus, me compro un teléfono de 11mil bolívares pero ando en autobús y me pueden matar, los resultados son desalentadores.

Entonces te puedes volver en un paria y más si eres gay y encima no haces lo que se supone que debemos hacer las personas gays para encajar. Si no vas a discos te ven como un leproso, si no tomas bebidas alcohólicas eres aburrido, si no tienes un iPhone y una cada vez absurda cuenta en Instagram® no estas en nada.

Hay días en los que me levanto y quiero hacer todo eso… Quiero comer 12 veces al día, ir al gimnasio 6 días a la semana, inyectarme y ponerme como una nevera. Quiero llenar mis tarjetas al tope, pero tener un iPhone® , ropa por estrenar en closet y que me importe un comino si no tengo para pagar las mensualidades del carro. A veces quiero saber que se siente tener novia y salir a cenar los sábados con diversas parejas y que luego cuadremos para hacer una parrilla el domingo.

Pero luego que me da ese bajón emocional del párrafo anterior, me veo en el espejo, delgadísimo como siempre he sido, y pienso que si me convierto en una nevera dejaré de ser yo. Pienso en el iPhone® y recuerdo yo no tengo la paciencia necesaria para tomar fotos y que me gusta usar la misma ropa hasta que se pone transparente, recuerdo que yo odio a las parejas hetero y el humo de las parrillas me hace daño…

Nunca aprenderé a pronunciar apropiadamente “webo”, “weon” y no estoy seguro de la connotación de esas “palabras”. Aprendí a punta de experiencia que el “¿No tienes novia?” lleva pegada una pregunta invisible que nunca te dicen “¿No tienes los mismos problemas que yo?”. Es muy raro tener 27 y que no te vean un anillo en el dedo, pero lejos de no estar encajando, la gente muere por identificarte, por saber que se siente vivir a esa edad sin jamás haber pensado en una cocina remodelada y lo que cuesta un tope de granito, porque no te importa, ellos se preguntan qué es poder salir sin pensar quien te va a cuidar el muchacho porque tu suegra no puede, ellos no entienden por qué te gusta ser blanco si todos están bronceados, ellos te tratan de aislar, pero en realidad sienten más curiosidad por ti de la que sienten por sus amigos, porque todos ellos tienen los mismos problemas, porque todos ellos son iguales y decidieron  acabar con su individualidad para ello. Tú no, tu eres blanco porque te da fastidio la arena y piensas que verse anaranjado es algo terrible, digno de un show de T.V., tu no piensas en cocinas porque puedes comer en la calle todo lo que quieras, porque eres delgadísimo y sólo tienes un compromiso económico contigo mismo, a ti no te importa nada de esas cosas y tus aspiraciones van más allá.

Pero después de ese subidón emocional del párrafo anterior vas a una reunión familiar, todos los primos están en parejas, todos hablan del estúpido tope de granito y te ofrecen una cerveza. Entonces la tomas, aunque no te guste, porque a veces también duele eso de “¿No te vas tomar ni una cervecita? No seas aburrido”. Duele que tu familia no te respete. Así que también decides emborracharte para lidiar con la situación, para que las preguntas incomodas sólo sean balbuceos en una reunión donde la música no te gusta. Y nada vuelve a importar de nuevo.

“Así es el ciclo de la vida de los que no decimos encajar”, piensas, y luego viene el subidón emocional otra vez…

5 comments

Víctor R. Molina Valladares | 23 de marzo de 2012, 14:19

Francamente fíjate que no siento la presión de esa manera, aunque asumo que se debe a que no tengo una familia numerosa; no me las tengo que ver con primos, por ejemplo, porque prácticamente mi mamá no tienes hermanos y casi no tengo contacto con la familia de mi papá. Luego en el trabajo todo el mundo sabe que soy gay y la que menos vive en pecado trimarditomortal, jejé. Me he hecho de un mundo que evidentemente es una burbuja (porque en la calle si noto la mentalidad dominante a granel), pero creo que es algo que al final queda de parte de cada uno construir.

Nykkä | 26 de marzo de 2012, 12:36

Quien diria hace años, que colocarias una foto tuya y demás... jejeje

Arbitare | 26 de marzo de 2012, 17:29

Yo también estoy cansado de los estereotipos gay. Si queremos encajar en la sociedad, pero no solo ser aceptados, porque eso es como "que remedio, han peleado por sus derechos, vamos a aceptarlos, vamos a tolerarlos", deberiamos ser nosotros mismos, como nacimos, personas. Y lo peor es que es el mismo mundo gay el que es menos tolerante. Tolero al que es como yo, pero no quiero saber nada de plumiferos, drags, emos, y todo lo que no se parezca al "estereotipo" gay. No te preocupes, disfrutate, quierete, sin importar el resto de la gente. Un aliado...

Thaumata Ate | 4 de abril de 2012, 9:57

Me parece que el artículo es muy bueno... últimamente me siento tal como lo describes, que no encajas en ningún lado y llevado por esos "empujes" tratas de mimetizarte con las prácticas sociales. Después, en lo privado, reflexionas y te das cuenta que eres tu mismo; pero vuelves a enfrentarte a la realidad y continuas en el círculo sin fin. Eres un gran escritor. Ojalá nunca dejes de expresar tus pensamientos con esa soltura de pluma. Un saludo

Televisores Pantalla Plana | 26 de mayo de 2012, 23:44

Genial tu publicación, es verdad la vida se desenvuelve entre ir y venir, subir y bajar, pero es eso lo que verdaderamente lo hace interesante... y por la cuestión de las personas si es bastante molesto tener que vivir en este mundo de clichés y de etiquetas, es más valioso ser como en verdad se es y no uno más de la absurda moda