Par de cócteles extras...



A veces cuando todo el mundo parece estar divirtiéndose, internamente tu tienes un mini drama emocional, y como es natural nadie lo nota. Porque tu finges estar divirtiéndote, porque tu quieres aparentar, porque de todas las cosas para las cuales necesitas energía tu solo escogiste una: Aparentar.

Ya no tengo la fuerza necesaria para jugar juegos con un sujeto. En mi mundo actual debería ser fácil saber si la gente se gusta y ya. Ya no quiero pensar si llamar a alguien al día siguiente es desesperado o pensara que estoy muy arraigado. Ya no quiero pensar si la cosa es conmigo o es con todos. No quiero saber nada de novios del pasado, de gente con la que esta saliendo, ni de nadie. Quiero seriedad, quiero mirar a alguien a los ojos y realmente verlo. Que sus ojos me digan quien es y si esta con alguien. Que ya no existan cosas por adivinar.

Esto no es algo fortuito, sencillamente ya perdí la energía necesaria para jugar al ser superficial. Ya no sé hacerme el tonto, ni el interesante, ya no quiero jugar a ser divertido a ver si la pego, simplemente soy yo y quiero que tú seas tú, aunque suene mal escrita la frase.

4 comments

Thaumata Ate | 8 de mayo de 2012, 20:00

Nunca me canso de leer tu seccion amigo, grax x escribir; por lo menos me conforta que hay una persona que tiene pensamientos muy semejantes a los mios por problems parecidos. Animo, compañero, ojala k encuentres lo k buscas. Saludos

Pircamita | 9 de mayo de 2012, 8:49

Realidades...
Así he visto esta clase d escritos que desnudan con total sencillez la magia que ya no se percibe, el aroma que ya no se reconoce, los ojos que ya no trasnochan y las ganas inmensas de descubrir en el otro eso que nos atrae. Puedo sumarme a tu decepción, a esa manera de desertar de las sensaciones del amor que por estos días ya no causa efectos sino estragos porque nos hace ligeros y frívolos.

Un saludo Vik!.

Víctor R. Molina Valladares | 11 de mayo de 2012, 13:53

Quieres que las cosas sean más fáciles de lo que realmente pueden ser. Te la tienes que calar, no queda de otra.

Miguel | 11 de mayo de 2012, 20:16

awww que lindo también pienso lo mismo, detesto los juegos