| 16 comments

I dunno...

No deja de enajenarme el hecho de los complicadas que pueden ser algunas relaciones. Estar enamorado, tener un ligue, andar con un “atrape”, amigos con derecho, novios formales y pareja, son palabras que aunque se usan para referirse a la atracción entre personas diferentes son cosas absolutamente diferentes y hasta contrarias entre sí… Hay muchas cosas en este tema, que me intrigan, y sobre las cuales estuve indagando:



En las relaciones siempre hay alguien que manda.

No me refiero a la discrecionalidad de decir: “Hoy vas a comer aquello”, sino al hecho que cuando hablamos de parejas, siempre hay alguien que marca la pauta, y que en cierta forma determina “El que, el como y el cuando”. Lo peor, viene siendo, que según sea el caso, estos roles se intercambian, según las situaciones, independientemente si hablamos de una pareja hetero o no… ¿Podría una persona ser pasiva en la relación y permanecer así por el resto de los días hasta que sean viejos y vivan en una pradera como la de Heidi? Me temo que en todos lo casos observados la cosa no funciona así:


“Joan se caso con Nadia un luego de 4 años de relación. Joan, sorprendentemente no había conocido a otras mujeres. Durante mucho tiempo Nadia fue la dominante en la relación. Esa dominancia paso a ser humillante. La humillación acabo con la autoestima de Joan quien no solo se comía la mala vibra de la esposa, sino que seguía con ella como si nada en la vida tuviera solución”


“Cuando Harry conoció a Samuel, Harry no había distinguido a otro hombre en plan romántico, y aunque Harry fue quien pidió ser novio de Samuel, en las primeras de cambio era Samuel, con su mayor experiencia quien marcaba la pauta, el que el como y el cuando. En algún punto de esta larga relación los papeles se invirtieron, aquí no cabe ese prejuicio del hombre o la mujer de la relación”


“Sandum conoció a Álvaro y erróneamente pensó que el era quien marcaba la pauta”.


Es evidente que las situaciones antes descritas tienen como plus adicional ser la primera vez de, pero aún así, el estar sometido a la voz de un Cesar, sin previo acuerdo de tal cosa, nunca resulta.


En las relaciones se llega a un punto en que alguien es el que da más.

Siempre se ha dicho que en relaciones amorosas, hay alguien de da mas de si. No creo que esto sea cierto, pero en algunos desafortunados casos podría ser así:

“Joan trabajaba fuertemente para comprar dos carros, pagar casa y mantener dos hijos. Nadia trabajaba duro, pero insólitamente colaboraba mas en su closet personal, que en el resto de la casa”


“Aunque Harry no hacia otra cosa distinta a estudiar, convenció a Samuel de que tal practica estaba fuera de sus posibilidades, así que con muchas artes convenció a Samuel para que aceptara cierto trabajo, que implicaba viajar. Harry menospreciaba la profesión de su novio, pero le encantaba recibir regalos de este, la cuales ganaba en base a esa –según el-, mediocre practica.”


“Sandum hacia lo que Álvaro quería en el momento que él lo deseara, y lo hacia para verlo feliz, pues si el lo estaba, Sandum también”.


¿Cómo es que caemos en la fase en que damos más que nuestra otra parte? ¿Se puede evitar esto? Yo soy un ferviente creyente del dar sin esperar recibir nada a cambio, pero ¿Hasta que punto esto resulta tolerable en una relación de dos?


El “break” una solución demasiado moderna.

Algunas veces luego de largas relaciones, un break, a.k.a. tomarse un tiempo se plantea como una posible solución a una relación cuyo roles de mando y fases de “quien da más” y “quien da menos” ha terminado en una espiral de problemas. En todo caso el break no es un instrumento, para gente fea y novelera, como diría Rafa Valladares, y mucho menos, como me comento una persona, que entreviste en la ocasión de escribir este post “debe tomarse como un desnalgue utilizado para montar cachos a diestra y siniestra”. En todo caso, y aunque para algunos suene sorprendente, el break por lo general desemboca en resultados positivos, según pude comprobar, bien sea para las partes en forma individual, o en el mejor de los casos, para la vida en pareja. Los pasos de un break exitoso son:

1.- Tener una relación de verdad donde las cosas en común como “nos gusta el salami” hayan sido sustituidas por “me agrada cuando te interesas por mis cosas y conversamos sobre eso en las noches”. El break es para parejas con un verdadero vínculo sentimental.

2.- El break debe ser de mutuo acuerdo, evitando cosas así:


“Te dejare por un tiempo, y veré como resulta todo, sino te recuperare en un tiempo”


No se puede ser tan infame en la vida. Aunque sepas que tienes el control, debes respetar el amor de tu otra parte, no trapear el piso con ese amor. Además ahí nunca esta hablando de break, le esta diciendo: “Te dejo por que me aburriste y si no encuentro nada por ahí, vuelvo contigo”. Alguien así merece ser escupido, esa es mi opinión.


“Debemos darnos un tiempo”, así sin más explicaciones.


No, no, no… El break, como un acuerdo de caballeros y como una relación sólida que se respete debe ser de mutua decisión, se debe dejar muy claro si verán a otras personas o no, y en que circunstancias…

“Cuando Joan estuvo con otra mujer, y descubrió que no era tan malo en ese aspecto como le decían, su confianza aumento, y su desconfianza a su esposa, se hizo mas grande, comprendió que estaba subrogado a ella, asumió su barranco y se convirtieron en un divorcio feliz”


“Samuel pronuncio las infames palabras del break, con ese final nefasto de cuando quiera te recupero. Habían pasado por muchas rupturas y vueltas a empezar, y aunque no se sabe a ciencia cierta, probablemente la curiosidad mato o subrogo el amor que Samuel sentía hacia Harry…”


“Sandum se entero que estaba de Break cuando Álvaro quiso volver con él”



Analízate y quiérete.

Algunas veces las ganas que tenemos de que “la relación funcione” o de “pasar el resto de mis días contigo” son superiores al amor que en realidad sentimos por esa persona. Hay personas que sencillamente “les enferma” estar solos, que no conciben amanecer sin alguien respirando cerca de su oreja, en fin… Pero ¿Estas dispuesto a sacrificar tu amor propio por alguien que no merece la pena? Eso nunca puede ser algo mas saludable que estar conciente y necesariamente sólo por las circunstancias… ¿Qué caso tiene estas con una persona que lo único que genera en mi es dudas y rabia por su comportamiento? ¿Eso puede ser llamado una relación?


“Samuel se sentía superior a Harry, por que según él su profesión (o la que tendría pues aún no se gradúa) es mejor que la de aquel. No conforme con eso constantemente le soltaba frases parecidas a hubiese sido mejor que estudiáramos lo mismo”.


Yo no podría estar con una persona que me menospreciara. Bastante tengo ya con tener que soportar toda la presión a la que yo mismo me someto, como para encima de eso, tener que pasar por el tostón insoportable de tener a alguien incapaz de realizarme una critica constructiva, que lejos de ayudarme, terminara socavando mi autoestima.


En todo este proceso una parte en particular me impacto, y no puedo opinar pues mis relaciones no han sido muy largas… “Lo que mas me duele de terminar, es el tiempo”. La verdad, no se que decir, pero no puedo dejar de pensar ¿Vale más el tiempo que compartiste en esa relación, la cual paso de buena a mala, que, el resto de tu vida? Por favor necesito ayuda para entender esto…



¿Cómo haces para soportar lo anterior?

“No le paro”, es la respuesta mas común. ¡Dios! Todos sabemos lo aburridor que puede ser estar hablando de “nosotros” y sobre sentimientos 24/7, pero, pasar por alto ciertas cosas, que no superaremos con el tiempo, solo hacen que cierto resentimiento se acumule, y cuando este rebosa… Uff, es mejor no hablar de eso…

Que difícil es todo esto… Sólo algo para terminar: Los casos son narrados entre paréntesis son 100% reales.

| 11 comments

Aventuras del oficio…


Esta historia no me pertenece, se la robe a un amigo, quien luego me autorizo a publicarla, adaptándola libremente a mis propósitos…

Gabo despertó esa mañana con algo de sopor, que no logro superar luego de un desayuno consistente en café y huevos benedictinos. El sopor no era por haber dormido mal ni mucho menos, sino por la tediosa labor que habría de desarrollar esa mañana.


El no soportaba las sesiones de fotos. Detestaba adaptar algo artístico como es la fotografía, a las imposiciones comerciales de medios impresos como son las revistas de moda. El ambiente dispuesto esa mañana no resultaba muy halagüeño… Una escenografía que había visto mil veces repetida en años de trabajo, pero que sin embargo el director de arte consideraba “original”. Y un modelo masculino, con aires de presuntuoso arrellanado en el centro de la poca originalidad, viendo fijamente hacia el suelo, y nada interesado en compartir su visión del trabajo de ese día con los demás.


Aunque le molesto la actitud del modelo, Gabo decidió no deternese por ello, acomodo todos los implementos necesarios, y luego de los ajustes empezó la sesión de fotos. El modelo, una vez levantada la mirada se revelo como un ángel exquisito de facciones inmaculadas, que no solo supo dotar de originalidad a la escenografía general, sino que el proceso logro captar la atención de Gabo también…

“No es conveniente meterse con modelos”, pensó por un instante, pero esa misma noche mientras se besaban apasionadamente en la sala de su apartamento, caviló que de algunas veces se requiere tener algo de flexibilidad en las normas. Desdeño las advertencias de un amigo suyo, quien se mostró extrañado ante el comportamiento errático del modelo, y además lo informo sobre ciertas habladurías o comentarios que sonaban en el reducido ambiente de la fotografía…


Al despertar, pensando de nuevo en huevos benedictinos, y sin ningún modelo ardiente a su lado, se hallo en otro departamento… Si por que el closet estaba vacío, los aparatos electrónicos fueron remplazados por una gruesa capa de polvo de que habitaba bajo ellos, y finalmente su amada cámara (y sus memorias con meses de trabajo en ellas) también.


Mientras desayunaba con Nele (su mejor amiga) y Jonathan, alguien que en el futuro se convertiría en su novio, compartían impresiones del asunto:


—Yo lo buscaría en el último rincón de la Caracas para asesinarlo… —comento Nele, con aires de seriedad


—Que te puedo decir amigo, no sabía que te dedicabas a reclutar personal de esa forma

—agrego Jonathan sin medir su ironía—, pero creo que podrías denunciarlo ¿No?


—Aelo me dijo que hiciera lo mismo, el trabajo conmigo ese día y tiene contacto con la agencia que contrato el modelo, pero —añadió Gabo con gravedad—, decidí dejar eso asi…


—¡No, no, no! Yo me podría como morir nada mas de pensar en alguien me robe una sola prenda de mi closet… No entiendo como hizo todo sin que despertaras… ¿Había algo cristalino de por medio? —comento Jonathan con más ironía aún, pero se apaciguo al ver la cara de circunstancia de Gabo—, bueno, bueno… ¡Tenia que preguntar! —Luego de eso, miro a Nele, y añadió—: De todos modos voy a preguntarte lo más importante, y espero que respondas con toda la seriedad del asunto ¿Fue una buena noche?


—No tienes ni idea —replico Gabo y todos rieron, aunque Jonathan se ruborizo un poco.


Varios días después, se encontró al modelo en un restaurante Capitalino de moda, lleno de “gente bonita”. Las personas del grupo con quien andaba notaron que Gabo estaba más distraído que de costumbre –lo cual es mucho decir-. El modelo observaba con perturbadora inocencia. Al rato el chico salio del lugar. Gabo decidió ignorar esa circunstancia.


Días después cuando la casualidad se repitió en un café de Altamira, en el cine y en otros restaurantes, la cosa empezó a ser preocupante. Con valentía Gabo lo enfrento, cuando por casualidad pasaba por la calle que daba a su edificio:


—No quisiera dejar de verte —repetía perturbadoramente el modelo…


—Me robaste y no te denuncie por lastima —le espeto Gabo.


Como el chico parecía estar a un paso de la locura, Gabo se las ingenio para zafarse la situación…


Si hay algo peor que ser perseguido por un modelo loco, es que un hombre deba denunciar un caso asi en la policía. Sorteando las preguntas morbosas de los “pacos” como: “¿Y usted es gay?” “Y esa vaina ¿Por qué lo persigue ese muchacho?” mezclados con risas socarronas entre colegas y unos cuantos “Aaayyyy papá”, Gabo logro hacerse con una caución la cual fue llevada a la casa del chico por su abogado (al que quizás también le falto poco para repetir el “Aaay papá”).


Luego de más encuentros casuales, basura desordenada, revista de suscripción destrozada y objetos perturbadores en la puerta del apartamento, el chico paso dos días en la Cárcel. Una mañana, se escuchaba una algarabía desde la ventana… El chico, visiblemente drogado, con las rodillas despellejadas y con mirada aterradora, estaba intentando saltar la verja del edificio… Ampulosas disculpas de los familiares con los habitantes de los Apartamentos y con Gabo, pues luego que el chico gritara más de una veintena de veces su nombre, eran evidentes los motivos por los que se desgarro las rodillas…


Atribulado, y mientras cenaba con Jonathan en una esas noches, compartían los detalles:


—Lo peor es que el conserje llamo a la policía y todo el edificio salio, y el tipo no dejaba de gritar mi nombre, tuve que bajar, la familia llego, todos me veían…


—No te lo puedo creer —comento Jonathan entre risas, pero intrigado en que tenía aquel fotógrafo para enloquecer a la gente, para pasar de ser el fotógrafo a ser el fotografiado…


—Y todo el mundo le tenía una historia, que si cuando trabaje con el se me perdió un reloj, que a mi se me perdió el maletín, y como te imaginaras todos los fotógrafos de Caracas se enteraron…


—Para que no te duela tanto, recuerda la maravillosa noche que pasaste —de nuevo dijo Jonathan, sonriendo y sin medirse…


—Muy gracioso…

| 15 comments

No tan breves, noticiosos


Comienzo a preguntarme sobre la conveniencia de mantener un bajo perfil en todas las situaciones. Soy una persona que por lo regular no le gusta llamar la atención, pero paradójicamente creo que eso me ha traído más problemas y calamidades que las veces que he logrado mostrarme como alguien “extrovertido”. ¿Saben como pasar al otro modo?

-----------------------------------


En todos estos días, y según solo sabe mi friend Eduardo (Adoro chatear en spanglish con él, aunque mi inglés es malísimo y siempre disfruta corregirme –no lo niegues en los coments), he tenido varias –y desafortunadas- citas ¿Esperaban que fueran felices? Pues, es de mi sobre quien estoy escribiendo…


Con el primero de los chicos chatee con cam de por medio (aunque yo no tengo cámara). Se veía bien y, aunque la resolución era tan baja que parecía un grafico de PS1 por lo cuadrado, decidí ir a la cita con el… Nos encontramos en un centro comercial (de esos mínimos que abundan en Valencia). Yo llegue primero, y mientras esperaba, me encontraba un poco nervioso, hacía mucho tiempo que no tenía citas. Cuando divise a alguien atravesando las puertas de vidrio entre la multitud, pensé en esconderme… Luego pensé en correr… Luego pensé en esfumarme, finalmente recordé, que para las dos primeras no tenia el suficiente valor, y aún desconozco la técnica de volverse humo y desaparecer.


Es triste cuando en una cita sabes que tienes el control: Estás en conocimiento que le gustas al chico, sabes que causaste la impresión deseada, sabes que cuando lo desees podrás invitarlo al baño y besarlo. Y es triste, no por que uno desee verse desaliñado, o por que no te agrade gustarle a los demás, o pienses que los besos solo sirven como trasmisores de saliva, no, es triste por que el citado en cuestión causo una impresión contraria en ti.


El chico me invito un café. Conversamos de sus amigas (que no eran precisamente mujeres), del trabajo, de lo que yo estaba haciendo en ese momento (nada, además de perder mi tiempo). Durante todo ese rato, pensaba “¿Donde esta el chico de aspecto juvenil que vi en el Chat?”, por que este tipo era como 20 años mayor del que yo esperaba encontrarme.


En situaciones intensas tengo varios tic nerviosos: Me aprieto la punta de la nariz, me paso algunos dedos por la frente, y sobre todo miro hacia abajo y me toco el pecho. Decidimos caminar a otro mini mall que esta más adelante, que según el, era un punto de encuentro de gays, y creo que fue algo que no lo ayudo en nada ¡Habían tantos chicos hermosos ahí! La mayoría en parejas, pero interesantes. No logre que el se fuera primero que yo, así que llegue a mi casa con la frente, el pecho y la nariz roja, y me aprendí de memoria todas las texturas y tipos de suelo que hay entre el C.C. La Granja y El C.C. donde esta el Carabobeño…

-------------------------------------------


Después de estar más de media hora esperando, mi cita hizo acto de aparición. Por la hora del encuentro supuse que cenaríamos en algún lugar, pero me recibió con la frase de: “Yo ya cene”. Hubieron algunos momentos de tensión inicial. Las parejas de gays y lesbianas que me veían con lastima por estar sentado en un rincón y solo, tenían otros ojos ahora. Cuando le dije que fuéramos caminando al Cristal, pensé que estaba sufriendo un ACV. Llegamos al tema de los peligros de dejar los carros solos y mal estacionados, de lo fastidioso que sería para el mover el carro, de lo molesto del trafico, de la cola del estacionamiento… uff, estaba sentado con un freak del volante. Sus cuentos variaban entre temas propios de los nerds, y temas típicos de los conductores frustrados por que diariamente deben circular por los lugares más transitados de la ciudad. Así que durante aproximadamente media hora, me entere como fue que choco su carro viejo, y su otro carro mas viejo, como es que debido a su trabajo debía salir 2 horas antes para evitar las colas –so sad-, como es que los taxistas de Valencia manejan malísimo y los cuentos de los funcionarios con los que peleo en mas de una ocasión, a saber: un policía, un policía municipal, un abogado penalista y varios fiscales de transito. Al menos era un chico varonil, alto, no muy delgado… Aunque como nada es perfecto, tenia ese tipo de sonrisa que yo defino como: “Encías mas dientes”. Y si se preguntan sobre la impresión que yo cause en el, les dire que no tuvo reparos de calificarme de “Normal” (Cosa que yo siempre he sabido), si, así como leen, no soy bonito o feo, gordo o flaco, tampoco soy “mas o menos guapo”, soy “Normal”… Tengo tanto que agradecerle a ese freak… ¡JA!


No obstante, el chico no me resultaba tan indiferente. Tanto es así, que cuando accedí irme con él en su carro, previa advertencia que no le gritaría a ningún otro conductor en mi presencia, y me pregunto “¿Debes llegar temprano a tu casa?” Descubrí, que pese a que mi actitud fue absolutamente no romántica –que ojo, no tiene nada que ver con ser antipático, no fui odioso en absoluto-, para él mi aspecto era mucho más que “Normal”. Primero fuimos a uno de esos mercadillos que abren las 24 horas. “¿Será que piensa comprar condones?”. Luego fuimos a su casa, y entonces me aterroricé. “¿Perdería lo que me queda de inocencia con él?” Mientras enfilábamos el rumbo hacia el edificio, luego de bajarnos del carro, había decido seguir manteniéndome inocente, así que dije:


— ¿Qué vamos a hacer en tu casa? ¿Vas a dejar las cosas que compraste?


Decidí que no era bueno estar con él, dado que en el Chat se había mostrado algo extraño en el aspecto sexual, y además para no variar la formula, yo le mentí un poco acerca de mis preferencias. No para quedar bien, sino para salir del paso, lo cual quizás es más lamentable.


Ante mi evidente rechazo, decidió vengarse, llevándome a conocer a “sus amigos”. No se por que pero toda esa gente que el llamaba sus amigos no paraban de sonreírme, y aunque el no tuvo la cortesía de presentarme con nadie (estábamos en el parque del edificio, y claro en parte eso era su venganza) logre conversar con una de las chicas, la cual se moría por preguntarme si éramos novios, pero no lo hizo gracias a Dios, me caía bien y no quería maltratarla. Luego el chico, así tipo relación mascota-amo me hizo señas para que lo acompañase a un lugar mas apartado, y la mascota fue…


Finalmente en una de tantas estupideces más me dijo:


—Tú te verías mejor usando pantalones mas anchos…


Creo que fue como un exageración de mi parte, pero alguien que vestía como el lo hacía, sin ninguna noción de estilo o combinación de colores, sin nada llamativo y con ropa visiblemente desgastada, no puede tener las balls de decirme a mi, que es lo que se ve bien… Quien llevaba una camisa nueva, puesta a mi modo personal, con un contraste bien planificado, quien sabe perfectamente que por su delgadez los skinny pants no le favorecen y por eso llevaba unos pantalones corte recto… Y pensar que por ese sujeto me perfume de Armani…


— ¿Y cual es tu teoría? —Le espeté— ¿Qué me vea como un papagayo?


Y así caímos en una conversación aburridora de dimes y diretes, entre dos personas que no saben nada de moda, pero de las cuales, al menos una, usaba el espejo que tenia en su casa, y hacia de caritativo cuando desechaba aquello que luce desgastado, viejo o inservible… Entre todas esas cosas, y cuando mencione varias veces la palabra sastre me dijo:


— ¿Qué sastre? ¡Tú y tu sastre! ¿Es que país vives? Estamos en Venezuela…


Eso fue lo que provoco irme inmediatamente… Me llevo en su carro hasta a mi casa, acompañados por dos amigas, igual de impresionables y mediocres que él, que al ver donde vivo, se deshicieron en tratar de ser amables… Y como las casualidades son grandes, las foto que publique hace poco revela los controversiales pantalones que llevaba ese día (no la camisa, ok)…


Pero estos cuentos son viejos, estaba recién llegado aquí, ahora hay una luz en el horizonte… Luego les cuento…

| 15 comments

Empezar de cero…


Ayer fue uno de los días extraños en mucho tiempo (Hice una promesa de que no escribiría tanto primera vez), experimenté demasiados sentimientos en segundos, cambie de humores buenos y malos en cuestión de instantes… Tanto así, que usare una técnica distinta esta vez… Vean el "dibujo" que acompaña al post, y lean…


1. Que te llamen de una Multinacional de Auditoria como lo es PriceWaterhouseCoopers, mas aún considerando que es una firma otrora miembro de las Big Six (expresión utilizada para denominar a las firmas de Auditoria mas grandes del mundo, las cuales entre tantas fusiones ya deben ser las Big Three), es una noticia, no para estar feliz, sino para estar emocionado… Pase todo el día entre estudiando y planificando en outfit adecuado para la ocasión. Trabajar en un sitio así, en estos momentos es mi sueño a corto plazo, teniendo en cuenta mis planes a mediano plazo, claro esta. Recordaba las recomendaciones de mi profesor de auditoria, de mi profesor de costos. Trataba de visualizar en mi mente todo lo aprendido en cinco años de universidad…


Concentrarme en mis clases de la noche fue imposible, sólo preste atención cuando el profesor escribió en la pizarra “Britney has more Money than J.lo”. Fue muy gracioso, y si me lo preguntan: Si creo que mi profe de Inglés Técnico es gay.


No desperté nervioso, como siempre me pasa antes de las entrevistas. Al entrar al edificio, me sentí como si ya estuviese trabajando ahí. “Es en el piso 21”, había dicho la chica que llamo por teléfono días antes. Las oficinas resultaron ser todo lo que yo esperaba, pero que sin embargo no me imaginaba. El ascensor llegaba direcamente a la recepción del grupo, pues lo señores ocupan todo el piso 21 del famoso “Camoruco” (Muchos años antes era el edificio mas bonito y alto de la ciudad). No se por que, pero me acorde –como siempre-, de Andy…


El examen fue agotador… Prueba de razonamiento verbal, de razonamiento matemático, de conocimientos contables (en todas sus ramas, no solo de contabilidad general), y dos pruebas de personalidad. En ninguna de ellas -excepto las personales- logre finalizar en su totalidad. En la de razonamiento verbal se me acabo el tiempo antes de leer el último texto objeto de análisis. En la de razonamiento matemático, no se me acabo el tiempo, pero para eso ni que me dieran 4 horas. En conocimientos contables me enrede con las formas de dar las respuestas en la parte de índices financieros (y cuando lo entendí fue algo tarde)… Y en la de personalidad, dibuje unos garabatos horrendos que tenían de todo, menos –precisamente- personalidad. Luego de haber entrado a las 9:30 am salí a las 1:52 pm (y entregue de penúltimo para completar).


2. Mientras salía pensaba que habia desperdiciado una gran oportunidad. “No creo haber logrado los 75 puntos necesarios en la de conocimientos contables”, me decía una y otra vez. Lo enredado de los planeamientos, y las confusiones repentinas que me dieron mientras colocaba las respuestas en la hoja preimpresa, casi me hacen llorar…


Camine varias cuadras hasta un centro comercial cercano, y en el cajero automático apareció un mensaje:


“Su limite de retiro diario ha sido excedido, mañana lo atenderemos con gusto”


Incrédulo, decidí llegarme al centro comercial, y en un cajero de mi banco, consulte el saldo… Fue como estar en el video de Mika “Relax, Take it easy”. Veía colores a mi alrededor, me maree y no precisamente del hambre, me puse pálido y frio… Habia sido victima de un fraude electrónico, pero no de ese que te quita 100bsf… No… Los hábiles ladrones vaciaron mis dos cuentas… Con 40bsf, en efectivo, imposibilidad de usar el modesto saldo que me dejaron y muerto de hambre corrí hasta la sede del banco, literalmente… Mientras corría, recordaba el negocio que tenia para comprar un carro, la cuenta del sastre, el pago de mis tarjetas crédito, las citas medicas pautadas para esa semana y siguiente, las menudencias personales en las que siempre gasto… Tenia como un grito ahogado en el pecho, estaba abatido, pero a la vez sereno.


De entre las cinco mil personas aproximadamente que habia en el banco, hice dos veces la fila que “no era para para reclamos”. Decidí utilizar el teléfono del banco para hacer el reclamo por esa vía… No me podían ayudar si no poseía la numeración completa de mis cuentas… “¡Dios que hago!”… Con toda mi familia en Tinaquillo, no tenía nadie cercano para auxiliarme… Cuando estaba a punto de decidir algo, suena el celular:

1. Respondí de mala gana:


— ¿Sandum?


—Si ¿Qué quiere?


—Te habla xxx…


—Si, que quiere…


—Soy la chica de la empresa, la que les acaba de hacer el examen…


Nervios, emoción y pena, la chica continua:


—Estoy llamando a los que salieron muy bien en el examen, a ver si podemos hacer la entrevista hoy mismo…


¡¿Cómo es posible eso?! ¿Me muero de hambre hasta las cinco que es la hora de la entrevista? ¿Almuerzo, y me arriesgo a pensar que conseguiré autobús a esa hora hasta mi casa? (El transporte es escaso y terrorífico)


Tenia ganas de vender mí puesto en la cola del banco, pero la cosa no se concreto, y recordé que aun tenía mi tarjeta platinium… Tenía tantos siglos sin usarla -de nuevo una promesa-, que entre todo el estrés la habia olvidado…

2. Al llegar a Subway, habia un sujeto, absolutamente gay parado en el mostrador. Por alguna razón desconocida no puede consultar el saldo de la platinium, pero decidí arriesgarme. El atravesado, honrando el mote que le coloque me impedía ver los ingredientes de mi sub., así que yo, en mi afán estaba muy cerca de él, inconscientemente (no habia mas nadie en ese mostrador). Estaba nervioso preguntándome si la dichosa tarjera pasaría (y de hecho, mas nada me pasaba por la cabeza en ese momento). Note que la chica alternaba las preguntas entre el chico y yo: Con que lo quería él, con que lo quería yo, que salsa quería él, que salsa quería yo y así… Cuando le preguntaron por su bebida, dijo Té de Durazno… No se que replico la despachadora, pero el chico se volvió hacia mí y me dijo con mucha confianza:


— ¿Tu también quieres té de durazno?


—Si… —respondí, mientras pensaba en la tarjeta…


Entonces llego el momento, la cajera coloco ambos pedidos en una sola bandeja… Yo recién salido de mis divagaciones le espete:


—Señorita, esos son pedidos aparte, nosotros no andamos juntos, no somos novios ni nada parecido…


Cuando termine la o… Ahogue un grito, nunca en mis cabales, yo reaccionaria así, el chico se volvió hacia mí, y me dijo en voz medio alta:


—Ya quisieras…


1. Su aspecto desgarbado, su pelo desaliñado, sus ojos enormes como de vaca, y su barba de seis días, solo me hicieron reaccionar de una manera… Reír de la forma más burlona y socarrona que se puedan imaginar, reí, como si estuviese viviendo en un chiste, me doble de la risa -poco falto para tirarme al suelo- frente a dos desconocidos, que me miraban entre atónitos, molestos y risueños también… Si las miradas mataran, ese chico me habría asesinado cuando agarro su bandeja y se retiro…


—Oye discúlpame por eso —me dijo la cajera—, medio raro ese tipo ¿Verdad?


1. 2. Volvimos a reír, mientras yo agradecía a los cielos por que mi tarjeta paso sin problemas. Llame al banco, bloquee todo el plástico que tenia en mi poder, acudí a la entrevista y llegue a mi casa con efectivo total de 5bsf… Los resultados de la entrevista son en dos semanas… Sólo me acuerdo del 0.85% de lo que dije, así que aquí termina esta historia… Y no, a la fecha de publicación aún sigo sin recuperar mi dinero. Pronto comenzare a recibir donaciones…

---------------------------------------------------------------------------

P.S.: Mi blog esta en remodelación, pronto los enlaces estaran completos...

| 10 comments


| 20 comments

Es tiempo...



Hace algún tiempo le pregunte a una amiga fotógrafa, su opinión acerca de la modelo Agyness Deyn. El tema salio por motivos que no revelare ahora, pero me dijo algo parecido a esto:

—No me gusta como ha manejado su imagen –escribió ella.

—A mi me parece que su estilo y la revisión que le hizo a su imagen fue acertada, de hecho creo que por eso es famosa –escribí yo.

—Si, pero ella a radicalizado su imagen… Ha llevado al extremo toda la belleza que posee y eso, quizás para una carrera como modelo, no es del todo bueno…

El tema me quedo dando vueltas en la cabeza por mucho tiempo ¿Sería capaz yo de conseguir lo mismo? Es decir ¿Podría yo radicalizar mi imagen, revisar todos los elementos que conforman mi look, tomar las decisiones correctas y convertirme en una persona 200% mas atractiva?

El aspecto físico no me preocupa mucho mas que ¿Tendría la fuerza de voluntad necesaria?

Luego de muchas semanas de reflexión dije… Si, me anoto en esa… Así que prepárense para todo eso, y disfruten la foto del antes:

¿Pensamientos?

| 14 comments

Venezolanos...

Aunque algunos se empeñen a afirmar lo contrario en nuestro país hay chicos interesantes… He aquí cinco de los que me gustan a mí (Me gustan muchos más, pero no se los presentare XD):



5. Henrique Capriles. No hay alcalde más guapo y varonil a la vez. Sencillamente no lo hay. Una vez tuvo problemas con la ley y hasta en el juicio lucía bien, he aquí una foto de lo demuestra.



4. Rodner Figueroa. Fashionista de Univisión, gano notoriedad desde una vez que se atrevió a meterse con el look de Lupita Ferrer (del que dicho sea de paso, todos estamos de acuerdo en que es fatal, who cares?). A partir de allí en Univisión nos lo quieren vender como un gran conocedor de la materia, aunque en una misma entrevista puede decir cosas como “La moda es subjetiva, hay que tener criterio propio”, “La mujer venezolana viste bien (¿?)”, “Me encanta el look –me imagino que nude look querrá decir- de Paulina Rubio”. Independientemente de todo eso, el tipo esta bueno, y siempre luce excelente en sus outfits.

3. Leopoldo López. Por mucho tiempo no habrá en nuestro país
un alcalde tan hot como él. Casado con una chica que hacia un programa de deportes
extremos, pasa rápidamente de un mitin a favor de la libertad de expresión, a aparecerse en fiestas del underground caraqueño y dejarse fotografiar inclusive por la gente de Rumba Caracas (sin comentarios). Su bella sonrisa, y haberlo visto shirtless –sorry, no hay fotos- mientras acompañaba a su esposa en un concurso de deportes acuaticos lo hace un must entre los must.























2. Edgar Ramírez. Siempre aparece en estas listas, y aunque no lo iba a hacer en la mía, se gano esta posición desde que se atrevió a causarle problemas a Matt Daemon en la última película de Bourne, eso sin contar lo divino que luce en los comerciales del Banco de Venezuela. Lo admiro desde Cosita Rica (Ew!).







1. Antonio Díaz. Campeón de Karate en nuestro país, ganador de medallas, premios y competencias internacionales… Ok, todo eso esta muy bien, pero mejor esta haberlo visto en “Todo en Domingo” vistiendo ropa de diseñador y demostrando que los jeans no se le ven mejor en el “derriere” a ningún otro karateca a parte de él… Send a kiss babe!






¿Y a ti cual te gusta?

P.S.: No dejes coments con gustos por "actores" de RCTV, Venevisión, Televen y ningún pelotero, por favor.

P.S.: No es de Venezuela, es Colombo-Francés, pero we love al hijo de Ingrid Betancourt, Lorenzo!


| 16 comments

La gente con complejo de cupido.


Sólo para variar tratare de ser lo más breve y directo posible: ¡Detesto a la gente con manía de cupido! No hablo que, bajo ciertas circunstancias favorables me presenten a una persona (sobretodo si es hombre), para nada, me refiero es a esos seres que no sólo disfrutan restregándote en la cara lo indescriptiblemente felices que son con sus medias naranjas, sino que además intentan por todos lo medios de emparentar con alguien a cuanto soltero se le cruce en camino (haciendo las peores mezclas debo agregar)… Si eres uno de ellos y estás leyendo esto aprovecha los comentarios para 2 cosas: a) Decirme lo gafo que soy por detestarte b) Explicar el por que de tu manía-empeño-obsesión de emparentar a todo el mundo.

Pero algunos pensaran y se preguntaran: “Sandum anda buscando novio-fucking buddie-amigo con derecho-afines debería sentirse feliz de estar rodeado de gente cupido”. Pues no, no estoy feliz, primero por que la gran mayoría intenta presentarme mujeres, segundo, por que yo estoy soltero por que me da la real gana, por que seamos sinceros, y sin ánimos de ser divo ni nada por estilo, feo no soy, desagradable tampoco, por lo tanto si no tengo a alguien al lado es simplemente por eso ¡No me da la gana! No necesito que fulanito de los altos cocos, venga a decirme lo maravillosa que es la vida en pareja, que los viejos luego no consiguen con quien casarse (los viejos pobres supongo, cosa que yo nunca seré), que los hijos son una bendición, que el otro día su bebecita hizo una proeza maravillosa pues dijo “waba” para pedir agua ¡No me interesa!

Así que no necesito la ayuda de nadie, supuestamente preocupado por mi “salud física o emocional”…

P.D.: Si te gusto mi blog y quieres salir conmigo escríbeme un mail. Saludos.

Sandum.

| 9 comments

Algo mucho peor a descubrir que tu novio es gay.


Muchas mujeres sufren traumas severos cuando luego de relaciones largas, de forma súbita descubren que su pareja es Gay. Hasta aquí todo muy bien, pero ¿Nadie ha sufrido de traumas cuando descubre que su pareja es straigh? Supongo que no, nadie excepto yo por supuesto.

Alvaro, mi novio, con el paso del tiempo se tornaba cada vez más straigh acting. Yo, de muy buena fuente me entere que andaba tras una muchacha, cosa que no me sorprendió mucho, pues ya me lo esperaba, pero si me dolió bastante. No había forma que pudiese intervenir en la incipiente relación cuando no conocía a la chica en cuestión, y ni siquiera estaba claro ya, que se suponía éramos Álvaro y yo. La situación empeoro cuando Amilcar, su primo caraqueño se vino a vivir para el pueblo. Amilcar era (sí, era) un muchacho con un gran llamativo sexual, y para no variar la formula era en extremo mujeriego.

Desde que Amilcar llego Alvaro y el fueron inseparables. Salían todos los días y parece que en cierto momento, según una conversación que escuche por casualidad (la cual fue en mi casa, no soy tan entrépito) mi novio había logrado “coronar” con otra chica.

Fueron los días mas terribles que había vivido a esa fecha, me sentía completamente rechazado por Alvaro. Nuestros encuentros sólo se limitaban a “cuando el quería”. Hice de todo para recuperar su compañía, regalos, favores… nada sirvió, al parecer Alvaro encontró más satisfacciones en el mundo straigh. En verdad llegue a humillarme a niveles vergonzosos, incluso le lavaba las asquerosas medias que usaba en sus practicas de fútbol (por dar uno de los múltiples ejemplos). En el fondo me percibía tan infinitesimal y repugnante como esa mugre diluida en el agua que iba directo al caño. Nunca me sentí tan poca cosa en la vida.

Cierto día cesaron los encuentros sexuales de todo tipo. Ya no nos besábamos si quiera. Yo necesitaba tocar fondo para recuperarme (claro lo digo desde una perspectiva analítica, pues en ese momento no podía pensar esas cosas), y eso sucedió el día en que le dije:

—Necesito saber por que no quieres estar mas conmigo...

Cuando termine la ultima frase, me sentí ridículo y expuesto, como si hubiese abierto mi interior y se lo hubiese mostrado. Alvaro me miro de forma extraña, como dudando y a la vez con cierto aire despectivo. No dijo ninguna palabra, solo musito cosas ininteligibles para mi (pues mis oídos estaban programados para escuchar sólo verdades) y salio de la habitación. Aunque en ese momento no me lo afirme a mi mismo, mi corazón entendió. Era como si alguien hubiese llegado a la cabeza de Alvaro, ahora mi ex, y le hubiese borrado todo lo que vivimos. Haciendo esfuerzos sobre humanos empecé a tratarlo nuevamente como un amigo, pero me sorprendía como era que esquivaba cualquier cosa que hiciese referencia a la nuestro, creo que el fondo sentía vergüenza de todo aquello.

Lloraba como un estúpido todas las noches. Cuando volvimos a tener algo parecido a una amistad y me confeso la primera vez que estuvo con una mujer, la cual por cierto ocurrió el día que yo pensé que paso, me sentí como un toro en la plaza. Cada cosa que me confesaba, cada cosa que me contaba, era como una espada que me clavaba y hería profundamente, hasta el momento de la estocada final: “La novia oficial”, la cual para complicar el asunto, todos adoraban y aprobaban. El torero acabo con su presa.

Trataba de olvidarlo con todas mis fuerzas, me repetía una y otra vez en el espejo que como él habría miles en el mundo, que yo podría conseguir otra persona. Me martirizaba pensando que con otra persona sería imposible conseguir el grado de confianza y costumbres que tenía con el, pero era inútil, al final del día, en la noche, reposando sobre la almohada, sentía anhelos de estar con él, de sentirlo cerca, de abrazarlo y besarlo… Jamás me sentí tan horrible en toda mi vida.

Finalmente otra desgracia me hizo olvidarlo, ocurrió el paro petrolero y yo pase cerca de 4 meses sin ir al pueblo. Tanto tiempo sin verlo me hizo entender mis prioridades, reorganizar mis ideas, y cuando regrese me convertí en el mismo Sandum de siempre. Mis amigos notaron el cambio incluso, me veían feliz y rozagante, recuerdo especialmente un comentario de Marni, una amiga: “Regálame un poco de tu energía”.

Cuando volví a ver a Alvaro, comprendí que ya no era lo mismo. Aún estaba lindo por supuesto, pero mas allá de eso, sentí que no dependía de el. Sus aventuras con mujeres, me fastidiaban un poco lo confieso, pero ya no lloraba, ya no me desvivía por tratarlo bien, ya no me interesaba atenderlo, inclusive empezó a caerme mal su arrogancia y sus ínfulas de creerse la ultima gota de agua en el desierto. Lo que antes me hacia quererlo, ahora me hacía rechazarlo. Inclusive un día que se me acerco más de lo debido y sentí su olor, el rechazo se hizo patente, ya ni siquiera tenía química con él… Pero Álvaro noto que yo estaba diferente, advirtió que yo no estaba tan pendiente de él como antes, e incluso me había vuelto egoísta con él (soy un poco egoísta por naturaleza, pero no con mis seres queridos). Finalmente, y muy tarde, decidió tomar medidas, teníamos días sin vernos, pues yo, distraído con otras cosas, le había declinado algunos encuentros. Una tarde en que estaba sólo en la casa y recién bañado Álvaro llego. No soy tan tonto, inmediatamente presentí que estaba pasando algo, le había manifestado claramente que esa tarde no iba a estar en la casa pues tenía cosas que hacer. Disimule, lo deje pasar (aunque ciertamente no hubiera podido impedírselo pues el entra aquí como perro por su casa) y me dirigí a mi cuarto a vestirme. Álvaro me siguió. Hacia ya demasiado tiempo que no estábamos juntos así que, aunque antes me desnudaba completamente para vestirme delante de él, esta vez hice la maroma típica con el paño y la ropa interior, le di la espalda y mientras saltaba como un tonto para colocar el bóxer en su sitio, paso lo que en el fondo me temía. Álvaro me agarro por fuerza por la cintura (siempre le gusto agarrarme por ahí) y me apretó contra el. Me asuste con todas las letras. Había aplicado mucha fuerza como para ser un cariño, y me preocupaba que quisiera hacer otras cosas con más fuerza también. Tratando de mantener la calma dije, tratando de parecer gracioso:

—Si, si yo también te quiero mucho, pero me tengo que ir…

Álvaro estaba sordo, y yo estaba impávido, con el bóxer atorado en los pies (no alcance a colocármelo). Entonces trato de voltearme para estuviéramos frente a frente. Intente resistirme pero además que él es un poco mas alto que yo, tiene el doble de mi contextura, y quizás, sin pecar de exageración, una seis veces mas fuerza, por lo que cualquier intento de resistirme hubiese sido inútil. Entonces me beso. Evite abrir la boca, y entonces el percibió mi rechazo, me apretó mas fuerte y continuo tocando mis labios con los suyos. Yo, contrario a lo que puedan creer no estaba excitado, me asustaba el hecho que parecía que en cualquier momento podría golpearme. Entonces, dejo de apretarme con fuerza y me beso más suave. Yo seguía sin abrir la boca y evitaba mirarlo a los ojos. Sentía una sensación extraña, estaba confundido, y aturdido. Quería resistirme, pero a la vez no estaba empeñando la fuerza suficiente... Me separe lo suficiente y le dije:

¿Qué te pasa? Deja eso ya, te dije que me tengo que ir…

Hizo un ademán que quería decir algo así como “no me importa”… Y me empujo hacia la cama. Nunca me ha gustado que me empujen. Quizás ha de ser por que me creo mas fuerte de lo que en realidad soy, y cuando alguien me empuja me siento expuesto ante mi propia debilidad. Se monto encima de mi y empezó a jadear y besarme como un loco. Era como estar viendo una escena de cualquier Tv novela, solo que yo no estaba gritando ni montando un show de lagrimas… Entonces, me volteo y al parecer quería hacer algo con su dedo… ¡Wow! Eso no lo iba a permitir…

— ¡Álvaro ya deja eso! —y lo empuje con mis piernas con toda la fuerza que pude, aunque en efecto ni siquiera pude hacerlo caer de la cama.

Se torno mas violento, tomo mi sexo y entonces lo volví a empujar:

— ¿Qué te pasa? ¿Te metiste a marico? —le espete, esperando herir su orgullo, pero pálido por los nervios de estar expuesto a un golpe.

Entonces se incorporo enseguida, herir su orgullo había funcionado.

— ¡Claro que no! —Profirió—, ¿No somos hermanos pues?

Nos quedamos unos segundos en silencio. Era la atmosfera más vergonzosa que se puedan imaginar Yo estaba agitado y jadeando un poco, y luego dije:

—Mejor te vas, tengo que terminar de vestirme.

Álvaro no dijo nada. Me miro y luego salio de la habitación.

Por supuesto que no fui a ningún lado. Estaba demasiado conmocionado por Álvaro. ¡Dios! Cuanto desee que algo así sucediese meses atrás, pero ahora, su sola presencia, su aroma y hasta su forma de hablar me producía rechazo “¿Por qué siempre me pasan las cosas cuando ya no las necesito?”, pensé. Por otra parte me sentí feliz. Haber tenido la fuerza suficiente para rechazarlo me hizo comprender que el sentimiento por el estaba muerto, y aunque recuerdo todos nuestros momentos en forma especial, Álvaro es un capitulo cerrado… El aire ese día entraba por mis pulmones puro y limpio, ya no era infinitesimal, era un ser humano normal otra vez.