| 23 comments

Ideas locas. Hora: 11:48pm


En mi trabajo, cuando realizamos alguna prueba, uno de los puntos claves es definir el error, o la expectativa. Todo esto tiene mucho sentido, siendo yo auditor: Mi trabajo encontrar estos errores. En la vida cotidiana, no tenemos que realizar “pruebas” desde ese punto de vista, pero ¿Es posible definir ese error / expectativa en las relaciones?

Es muy difícil vivir sin esperar nada de la gente. Por más que nos repitamos que “el mundo es un pedazo de basura”, “Que la vida apesta” y quien sabe que más cosas, es inevitable tener ese momento de fantasía cuando ya llevas tiempo conociendo a alguien. Sin embargo creo que guardar un arquetipo de “esa persona que deseamos para nosotros” no sólo es dañino sino hasta contraproducente. Cualquier individuo tiene la capacidad de sorprendernos para bien o para mal, pero si yo, de buenas a primeras “defino el error, marco mi expectativa” solo llegare al rechazo. En auditoria cuando encontramos el error, según la materialidad del asunto se toma una decisión (Ojo auditores, obviamente flexibilizo los conceptos), si es muy grande, se decide que el objeto de estudio, no es razonable.

 

Me parece que a veces somos muy crueles con los hombres, una de las personas que habitualmente pasa por este blog me escribió:

 

“que rata! yo tengo derecho a usar mis deportivos con correa! es mejor estar mal vestido a que se te caigan los pantalones! 

que hacen los pobres chicos como yo que se han esforzado en bajar de peso y ahora le quedan grandes los pantalones??”

 

Y todo eso fue a raíz de unas de mis salidas narradas por este espacio, en donde escribí lo siguiente:

 

Vestía jeans, camisa y… zapatos deportivos con correa ¿Eso es lo mejor que puedo conseguir?”

 

Varias cosas que comentar al respecto: Yo ya tenia definido mi error, pese a que no me atrevía a decírmelo en voz alta: “Será considerado error cualquier individuo que no se preocupe por usar prendas que al menos tengan sentido al usarse todas juntas”. ¿Qué hubiese pasado si dejaba a un lado mi expectativa y le prestaba atención a ese tipo que hizo varios esfuerzos por tratar de hablarme? Tal vez era un buen muchacho, o tal vez solo sería un buen polvo y mas nada, pero ya tenia predeterminado mi error, y decidí, sin conocer, que el chico “No mostraba razonablemente lo que yo ando buscando”.

 

Pero esperar demasiado no es un mal únicamente de los solteros. Creo que de mi primer novio, por ejemplo, yo esperaba mucho: Esperaba que abandonara muchas cosas de su familia por mí, esperaba que abandonara su absurda idea de ser médico y se inscribiera en la universidad donde estudiaba yo, esperaba que algún momento viviéramos juntos. Obviamente nada de eso paso, y además del sufrimiento normal de la ruptura, tuve que añadirle el efecto especial de las ilusiones rotas. No quisiera ser demasiado cínico, o parecer que estoy sugiriendo la ausencia de romance; yo como cualquiera de los que hipotéticamente esta leyendo esto, tengo mis inevitables expectativas, solo fantaseo con el hecho de no tener demasiadas, y que algún día, superadas algunas, venga alguien y me sorprenda.

-----------------------------------------------------

Sorry por el semi abandono: Me están explotando.

| 10 comments

Bully

Bully

Hace algún tiempo la compañía de videojuegos Rockstar lanzo un juego llamado Bully (En Europa fue bautizado como Canis Canem Edit) el cual se trataba sobre un niño en edad escolar que pasa de ser el “molestado” al “molestón” del colegio. El videojuego en sí genero mucha polémica, la cual se vio mas agravada cuando la revista con sede Española “Hobby Consolas” (Una de las más importantes de Europa) decidió que no calificaría el juego debido a que no contenía ningún tipo de contenido digno de ser puntuado.

Debo decir que la mayor parte de la querella, sobretodo la relacionada con la opinión de la revista fue calificada de absurda y hasta “intensa”, pero siempre me pregunte si esos que hablaban a favor del juego alguna vez fueron victimas de algún Bully. Si hay algo que debemos soportar nosotros, sumando muchas otras cosas, es el abuso en nuestra época escolar. Recuerdo por ejemplo (Ya con nostalgia y no con angustia) como odiaba la clase de educación física. Dejando a un lado el hecho de ser terrible en cualquier tipo de deporte, mis ganas de ser violento o agresivo eran bastante pocas la verdad.

Siempre conté con la fortuna de tener a alguien que me defendiera del Bullying. Durante la primaria fue mi hermano mayor (Si, el era un Bully por merito propio). En la segunda etapa de la primaria fueron mis flojos amigos que gustaban de mi ayuda en sus trabajos. En liceo fue de nuevo mi hermano mayor. Aunque siempre le tuve ganas al Bully que me tenía un apodo, pese a que podía acusarlo con mi hermano y eso fue por que varias veces lo vi desnudo en el baño mientras todos nos cambiábamos para la clase de natación (Esa es otra historia).

Fui cambiado de colegio en 9no grado y mi prima también fue inscrita allí. Siempre he tenido dificultades para conocer personas al principio, por lo que me la pasaba con ella. Sin embargo de repente estaba involucrado en la difusión de historias que ni yo mismo conocía (y probablemente solo sucedían en la imaginación de ella) y encima en el salón se empezó a correr el rumor de mi “issue”. Fueron días terribles. Había un gordito en especial que me tenía tantas ganas, que casi podía sentir su odio en mi nuca, mientras yo era consentido por la profesora de “Cátedra Bolivariana”. Ocasionalmente me esperaba en la puerta del salón y me decía cosas ofensivas, que afortunadamente ya no recuerdo con exactitud. Mi protección eran los Nerdys del colegio. Yo era amigo de todos ellos, y nos volvimos intocables. Una acusación de nosotros podría provocar la expulsión de alguien del colegio (Hablo en serio, por que de hecho paso). Pero bueno no siempre iba a estar acompañado y tuve mi momento cuando una mañana decidí ir a la cantina del edificio de primaria. Muy cerca, existían unos salones de abandonados y mientras iba distraído, el gordito que me odiaba, junto con otros sujetos más grandes me tomaron por un brazo y me metieron al salón. Confiaba que los niños de la cantina habían pillado la situación y no tardaría alguien en llegar, pero estaba aterrorizado. Entre los cuatro trataban de provocarme, me empujaron por el hombro y me decían en forma violenta si “tenía miedo” o “no sabía defenderme”. Recordé amargamente los absurdos intentos de mi hermano mayor de intentar enseñarme a pelear junto con aquel gutural consejo: “Sandum debes aprender a defenderte”. En ese momento entro una profesora al rescate. Al final salí ileso, con mi empanada completa y tan nervioso que casi no pude masticarla. ¿Qué me hubiese pasado si la profesora no llega a tiempo? El resto de mis años escolares transcurrieron en forma normal, tenia un guardaespaldas de 1.80 metros que necesitaba de mi ayuda en los exámenes de matemáticas.

Mi consejo para aquellos que aún están es esa etapa es el siguiente: Al principio traten de pasar lo más desapercibidos posible, exploten sus habilidades y aprovéchenlas para ganar la indulgencia de la gente apropiada. Puedo decir que salí de mis años escolares sin que me dieran un solo golpe. Pero la violencia esta ahí, y aquellos que discrepan de la posición de “Hobby Consolas”, deberían saber que algunos han pasado por esto, y es un tema muy delicado que afecta mas a unos intensos, que a otros.

| 13 comments

Conozcan a mi hijo.


The Dreamer publico este meme que no pude resistir. Así sería un hijo con una de las personas que mas he querido.

Si "mamá" fuera "el" gen dominante, pues tendría su nariz mínima y sus enormes ojos. En cualquier caso siempre heredaría mi cabello liso (Y vean que fashion esta peinado) y mis labios. Por otro lado, vean los resultados si vamos 50 y 50, que sería lo justo según mi amigo:

El bebé tendría los ojos menos claros (obviamente) su nariz seria un poco mas grande y sus labios mas carnosos. En todo caso mi cabello liso siempre estará ahí (junto con la manoseadera de cabello que siempre sufrimos los "pelo lindo").

Sí quieren hacer su propio bebe click, click, click
| 17 comments

Citas, no tan citables.



Valencia es genial, excepto por eso… Hay muchos maricos.

 

No se como termine con personas de mi trabajo que supuestamente no soportaba, hablando con desconocidos como si fueran amigos de toda la vida (si, después de la quinta espumosa verde), y encima preguntándome como fue que llegue a una conversación de sexo, de la cual no tenía prácticamente nada que aportar. Aclaro, las citas, están sacadas de su contexto original, no necesariamente ocurrieron en ese orden.

 

“¿Y a las mujeres les gusta que les acaben en la cara?”

 

“¿Hay mujeres que les gusta tragarse el semen de los hombres?”

 

“A mi me encanta la posición de perrito… Pero no necesariamente en cuatro, desde detrás pero acostadita”

 

“Hey, y el mito del punto G”

 

“Yo casi nunca siento que las mujeres lleguen conmigo. Siento que llegan mas con el sexo oral que les hago, que no me gusta, se los hago, si, pero blah”

 

“A mi nunca me ha pasado eso que dice el amigo, pero si ha habido casos en los que yo no he podido llegar”

 

“Muchas mujeres fingen ¿Sabías?”

 

“Lo que pasa con el punto G, es que las terminaciones nerviosas del clítoris continúan en ese lado de la vagina. Cuando les das desde atrás tienes mas chance de lograrlo”

 

“Esas mujeres que le gusta que les echen en la cara son unas putas”

 

“Te voy a dar el cigarrillo, pero si es para ti, no para ninguna mujer”

 

“Y cuando se lo tragan, eso es como extraño. Después no vas a venir a darle un beso. No se, es como gay”

 

“¿En serio la mujeres fingen? ¿Y los hombres?”

 

“A mi no me gusta que me acaben en la cara, en el cuerpo tal vez”

 

“Yo tengo una amiga que se lo traga”

 

“No puede ser gay si es tu propio semen. No seas tan acomplejado”

 

“Marico, como usted va a fingir una erección”

 

Me da cosita, hay hombres que están algo desorientados. Y luego hay algunos que se preguntan por que las mujeres hermosas salen con feos. Todo se trata de sexo, si eres bonito, pero no te montas en el aparato… Estás fregado.

 

Dos de las citas salieron de mi boca ¿Pueden adivinar cuales?