El plan (crónica de un noviazgo implícito y sobreentendido).


lee la primera parte >>>aqui<<<

lee la segunda parte >>>aqui<<<

Fue en el siguiente semestre, luego de comprobar que Enawo estaba más lindo que nunca, que confirme mis sospechas. El había llegado con Carla y se fue con ella, luego de haber conversado un rato conmigo al finalizar la clase. Mientras terminaba de hablar conmigo ella aguardaba silenciosa en la puerta, como esperando que se callara para poder marcharse con él. Además ver la lista de los alumnos me hizo comprobar que ella no se llamaba exactamente Carla, sino Ana Carla. Ya no tenía ninguna duda, ella era la novia de Enawo. Entonces surgía otra interrogante… ¿Por qué el me negó el noviazgo? Pese a que me sobre excite pensando que quizás yo le gustaba también y por eso me lo negó, mi usual suspicacia me hizo pensar que se trataba de algo más. De una manera sutil, que recuerdo muy poco, aborde a Ana y le pregunte si Enawo y ella tenían algo. Me lo negó como es natural, aunque la forma en que lo hizo no me dejo ninguna duda.

Trate de imaginarme que instaba a dos personas que se gustan mantener un noviazgo en secreto, estaba embelesado en descubrir ese desvelar ese misterio, pero luego pensé que esa situación encajaba perfectamente en mi plan, así que con ligeras modificaciones lo puse en marcha.

Primero le explique a Enawo que estaba en la búsqueda de un socio para ayudarme a llevar las contabilidades de pequeños negocios que tenía con mi papa. Argüí que mi papa abandonaría esas empresas, lo cual no era enteramente cierto y necesitaría una ayuda extra. ¿La verdad? Mi papa se había desligado un poco de ese trabajo, de hecho el sólo visitaba los clientes debes en cuando, y yo me encargaba de todo el trabajo. En una ocasión me manifestó que me dejaría todas esas empresas a mí, y yo pensé que era el momento de hacerle cumplir su promesa.

—Fino chamo, cuando empezamos —fue la lógica respuesta de Enawo.

—Yo te aviso, tentativamente el mes que viene, después de la quincena.

Necesitaba precipitar todo. Me dedique a visitar a todos los clientes para hacerles notar mi existencia y evidenciar que yo era el que estaba haciendo el trabajo y no mi papa. Los clientes ante una racha de desplantes de mi progenitor me fueron entregando sus empresas paulatinamente y en menos de un mes mi papá estaba fuera de la jugada. Reconozco que fue una bajeza vil, pero ya no era el mismo Sandum, estaba totalmente fuera de mí.

—Yo no tengo la culpa —le replique cuando me pregunto por uno de ellos—, yo los he estado visitando por los papeles, por que tu nunca lo haces y ellos son los que quieren que yo sea el responsable de ahora en adelante.

No tengo ni idea si mi papá me creyó o no. Lo cierto es que, todas las contabilidades ya estaban bajo mi control en menos de un mes. Sólo me pidió que continuara pagando el alquiler de la oficina (cosa que no iba a hacer) y me quedara con todo el dinero. Luego de eso hable con Enawo para concretar la parte monetaria de la sociedad y empezamos a trabajar. Ahora yo pasaba mucho tiempo más en su casa. Salíamos en su carro a hacer las diligencias juntos, almorzábamos juntos, llegábamos a la universidad juntos y pude estar mas tiempo con él. Algunas veces contestaba llamadas en forma misteriosa y se perdía considerable tiempo a hablar por teléfono.

Mis amigos (Un grupo mixto de hombres y mujeres heterosexuales) estaban en shock, cansados de que les declinara las invitaciones algunos me retiraron el habla. Sufrí mucho por eso, pero cuando estaba con Enawo, poco me importaba, abandone mi vida social por su causa, y a muchas de mis amistades también. Nuestra relación crecía cada día y los comentarios de la gente también. Se que incluso mi papá una vez vocifero en casa, que él y yo parecíamos novios. La gente de la universidad no cesaba de preguntarnos por que pasamos todos los días juntos.

—Nada —siempre contestaba el.

Hasta ese momento aún no entendía por que lo negaba. No confirme si alguna vez le llegaron esos rumores universitarios de que teníamos algo, pero era imposible que no lo supiera, al respecto tengo 2 teorías: 1) Enawo estaba tan seguro de si mismo que estaba por encima de cualquier comentario mal sano. 2) Enawo sentía una ligera atracción por mi, y a sabiendas de la existencia del rumor prefería no comentar nada, so pena que yo me alejara de el. Pareciera que, que la razón 2 es muy remota, pero ¿Qué impulsa a un hombre a pasar mas tiempo con otro hombre que con su propia novia? ¿Podríamos decir que no hay atracción en ese caso? No lo creo… Sobretodo considerando que el trabajo que hacíamos juntos se resolvía en poco tiempo y la actividad debía cubrirse en una quincena, por lo que los otros quince días restantes no había mucho trabajo (ni razón para estar tantos tiempos juntos).

Tan fuera de mí estaba, que no percibí la magnitud del problema que estaba causando en el círculo de mis amigos cercanos. Yo era una pieza fundamental en ese núcleo, la más importante diría yo, pese a que suena alabancioso. Luego de mi abandono el grupo se fragmento en dos, los que me hablaban y los que no me hablaban, era obvio que ambos grupos tampoco se hablaban entre ellos. No entendía tanto drama hasta que uno de los que me hablaba me dijo:

—Marea dejo de hablarme a mí también.

— ¿Ah si? —replique yo, desesperado esperando a Enawo en el cafetín y un poco fastidiado por que si llegaba en ese momento ya no estaría a solas con el.

—Me dijo que te había retirado el habla, por que tu vivías pendiente de ayudar a Enawo, hacerle favores a el y le habías hecho desplantes en varias ocasiones, y como yo me la paso defendiéndote, me dejo de hablar a mi también.

No necesito que nadie me diga que retirarle el habla a alguien por algo así es una soberana estupidez. Es más, el simple hecho de retirar el habla a seres queridos me parece una ridiculez. Por esos minutos volví a ser el Sandum de siempre, a mi mente llegaron recuerdos vagos de varias cancelaciones que le había hecho a Marea para estudiar, aunque nunca fueron a última hora. Trate de entenderla un poco, y era lógico que reaccionara mal ante mi intempestivo abandono. Lo que si no era lógico era que tratara de envenenar al resto del grupo en mi contra. Pero ella era así, por las buenas, buena, y por las malas no tanto. Entonces caímos en una lucha de poder, en la que al final casi todos me hablaban, con excepción de ella, y otra amiga, que solo lo hacía con manifiesta hipocresía. Luego me enteraría por que:

—A Marni le gusta Enawo —me comento una de las que me hablaban, sobre la amiga hipócrita.

Sentí unos celos terribles, que me hicieron decir cosas terribles. Estaba furioso por que además de tener que lidiar con los mensajes de “Hola cielo” y extensas llamadas telefónicas tenia que alejar a la creciente nube de admiradoras de Enawo. Le dije a mi amiga chismosa que yo le preguntaría a Enawo si el le correspondía a Marni. Por supuesto que no lo hice, al contrario, se lo comente a Ana (quien inmediatamente le retiro el habla a Marni), y le dije a mi amiga chismosa que Enawo manifestó que Marni “ni en sueños era su tipo” y remate con mi apreciación personal:

—Tu sabes que el es como más sifrino de lo normal… Y Marni ¡O sea! Es medio india a veces…

Me había convertido en un antagonista de telenovela. Claro que en ese momento no lo veía así. La locura cerebral que tenía, aunado a la capacidad que tengo de convencer a las personas (la cual me sale natural, pues nunca he podido usarla de manera racional) me hizo decir y hacer cosas impensables, no vale la pena detallar otras tantas similares a estas, solo me queda narrar la peor…

---------

Recuerden que es una vieja historia...

12 comments

pink | 6 de septiembre de 2009, 0:25
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo | 6 de septiembre de 2009, 8:58
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Pridamo Prístino | 6 de septiembre de 2009, 14:32

Cada día me intriga más ésta historia, espero con ansias la próxima entrega...

Pridamo

The Dreamer | 6 de septiembre de 2009, 20:53

Esperando el desenlace :P

Anónimo | 7 de septiembre de 2009, 9:56
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo | 7 de septiembre de 2009, 11:22
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Hefestión | 7 de septiembre de 2009, 13:07

Jejejeje, tienes spam chino, vas a tener que poner la verificación de palabra para evitar el spam.

Y bueno, con respecto a la historia, bueno, las mismas preguntas que tuviste tu, las tuve yo, y el desenlace fue una patada en el trasero en pos de una vida "normal". Así que me imagino que no hay ningún desenlace extraordinario tipo M. Night Shyamalan y mucho menos uno tipo Delia Fiallo. Quizás lo único que varie entre tu historia y la mia es la intensidad de la patada por el trasero.

Un abrazo!

Anónimo | 7 de septiembre de 2009, 22:16
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo | 8 de septiembre de 2009, 5:59

Time for a wise person, as precious as diamonds; but right fool, it becomes like a soil, there is no point value.
www.sunsgarden.com.tw
www.sunsgarden.com.tw/service.php
www.love-motel.com.tw/index.html

NewSaint73 | 8 de septiembre de 2009, 13:07

Pos nada...esperando el desenlace, no se si se a bueno o malo...pero suena muy interesante...


Cha..

Majo | 11 de septiembre de 2009, 14:05

noo, tengo mucho por leer! que horror.
xx!

HugsAndMore | 11 de septiembre de 2009, 23:29

Hola! soy nuevo en esto pero me ha encantao este blog espero seguirlo un saludo..