Hablando de indecisión...


El otro día me sucedió algo muy extraño, mientras me encontraba trabajando recibí una llamada inesperada:

—¿Luis Alberto eres tú?

—No, habla Sandum ¿Quién es?

—Ah, ¿Cómo estás? Es José Manuel.

Aunque la voz me sonaba familiar, no estaba seguro. El pareció interpretar mi silencio, por que a los pocos segundos me replico:

—Nos conocimos el otro día cuando estabas con tus primos, cerca del Sambil, creo…

Aunque no eran mis primos, según recordaba el era de Caracas, y yo tenía mucho trabajo, decidí no colgar:

—Ah, cierto, estoy muy bien ¿Quién te dio mi teléfono?

—Me le dio tu prima…

Rápidamente calcule que lo de llamar a mi primo solo era algo fingido. Traducción: El chico estaba interesado.

Desde esa noche y durante las últimas dos semanas estuvimos conversando por MSN. Me entere que era mucho mayor de lo que me pareció después de la séptima cerveza, además de eso supe que al igual que yo, también es graduado en contaduría pública y trabaja en la empresa de la competencia ¿Se puede pedir más? Al parecer al fin estaba conociendo a alguien con algo verdadero que ofrecer, y todas las pintas de ser un posible novio ¿Sería posible por fin terminar con la razón de ser de este blog?

Finalmente y después de tanto conversar, ambos decidimos que debíamos vernos nuevamente. Escogí que nos veríamos en Caracas, y una vez que todo estuvo arreglado decidí que viajaría este sábado. En la noche y con el encuentro más cerca decidí poner las cosas en orden:

—Sabes, mi abuela me dijo que no voy a poder quedarme en su casa, así que si voy a Caracas será un viaje de ida y vuelta ­—Le explique.

—Bueno pero yo tenía planes para salir en la noche con unos amigos, además quería presentarte con algunas personas.

Podía sentir como el sujeto se pensaba que al vernos automáticamente tendríamos algo, sin embargo no lo contradije:

—Eso seria fino, pero en ese caso tendríamos que amanecer en la calle.

A mi entender fue bastante notorio que no planeaba quedarme en ninguna parte con él. No obstante:

—Podemos quedarnos en el apartamento de alguno de mis amigos.

—No lo se, no estoy seguro —en realidad estaba aterrado.

—O si te parece muy incomodo, podemos quedarnos en algún sitio por ahí.

De repente me imagine en un motel barato llamado “La arboleda” o algo así con olor a sabanas y mueblería vieja, destapando un condón y siendo victima de alguien a quien prácticamente no conocía.

—Bueno mañana yo me voy temprano, almorzamos por ahí y según se den las cosas, vemos.

No iba a dar mi brazo así de fácil, verlo sin tragos encima, sin cámaras pixeladas de por medio, y con la energía de un buen almuerzo, me daría suficientes motivos para decidir si el único sombrero que empacaría sería usado.

—Bueno mañana yo voy a estar libre desde las 12.

No entendía, se suponía que íbamos a pasar juntos todo el sábado.

­—¿Tienes que trabajar?

—No, pero tengo cosas que hacer aquí en la casa, llevar ropa a la tintorería… Tú sabes.

Sentí que a propósito quería que pasara la noche en Caracas, pero no le dije nada. A la mañana siguiente, luego de una rigurosa “reflexión” en el baño, decidí que no iría. Le llame, invente una excusa que no vale la pena escribir y eso fue todo.

En la noche me llamo. Me encontraba cenando solo en un sitio de la trigaleña. Me contó que se dirigía a Paseo las Mercedes a reunirse con unos amigos, para luego ir a otro lugar. Me arrepentí de mi poca valentía, y trague el último bocado.

14 comments

The Dreamer | 2 de agosto de 2009, 8:12

Por el GTalk me diste otras explicaciones... Pero si no vale la pena postearlas no hay problema :)

Recuerda lo que dije, cuando vez que aparecen mil y un peros para hacer algo, es porque quizas no convenga ;)

Pidele a el que venga a Valencia! :D

Saludos!

Hefestión | 2 de agosto de 2009, 9:55

Voy a dar mi opinión acerca de la situación, solo con los elementos que expones, ni mas ni menos. Se que quizás no la compartirás, pero aquí voy.

No soy un experto en relaciones, pero tengo algo de sentido común. Solo te puedo recomendar que si quieres tener una relación "seria", te busques un novio en Valencia o te mudes a Caracas, porque dice en dicho: "amor de lejos, felices los 4" (y mas en las relaciones homosexuales).

Por muy buen partido que sea un chamo, por muy profesional, contador, ingeniero o astronauta y por muy simpático, atractivo y de buena posición que sea el hecho de que viva lejos de ti ya es un grave impedimento. Imagínate si es un tragedia y una molestia tratar a alguien que ni conoces por MSN y no verlo, como será tener la misma situación un 80% del tiempo con alguien con que tienes una relación.

Lo único que pueden ofrecer las relaciones a distancia es sexo. A lo sumo (y con suerte) 4 veces por mes. Para ese esfuerzo el tipo debe estar excesivamente bueno y bien dotado. De lo contrario sería como una novela de Rómulo Gallegos de parejitas enamoradas mandándose correspondencia a la distancia mientras la chica espera pacientemente la visita del chico de provincia por mucho 2 veces al año. Pero como eso es novela rosa mantuana, sabemos que no pasa en la vida real.

No es cuestión de tener valor, sino de estar claro en lo que quieres. Si hubieras querido un vacilón de solo sexo, no te hubiera importado quedarte en un motelucho de Sabana Grande (siendo colega y trabajando en firma no creo que el individuo hubiera tenido para mas). Pero asumo que esperabas algo mas, por lo menos para la primera cita. Claro, si las que expones son tus únicas razones...

Bueno, espero que no caiga mal mi comentario. Se que la awful truth es desagradable, pero es buena tenerla en cuenta.

Saludos!!

U.A.S | 2 de agosto de 2009, 16:19

Hola!!!
Mmmmm...
Pues mirá... miedo... arrepentimiento... ¿por qué no tragarte el miedo y dar un paso adelante a ver qué sucede?

Si fuera por miedo, aún seguiría virgen ^^

Tampoco es que te enzorrés y te acostés con todo lo que se te ponga en frente por más pellejo que sea...

Salir es solo salir. En vos está en ver si tiene el potencial, en si cogen o no... Podés salir con alguien que tenga otras intenciones, pero no es necesario que las cumplás, y una salida no significa noviazgo... todo eso toma tiempo

Carolina | 2 de agosto de 2009, 23:22

más valor!!! plisssssss... si te arrepientes de algo que no sea de no dar un paso hacia conocer a alguien especial

saludos!

Jernest** | 3 de agosto de 2009, 10:50

TENIAS QUE HABER IDOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!

Tokio | 3 de agosto de 2009, 14:28
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tokio | 3 de agosto de 2009, 14:29

¿Has pensado en el suicidio? Hahaha.
A veces, querido Sandum, es mejor atreverse, dejarse llevar, cuidarse en el camino y vivir para contarla, a no hacer nada, quedarse en casa y preguntarte una y otra vez: "¿Qué habría pasado si...?".

El que no arriesga, no gana.

Tokio

Carlitos | 3 de agosto de 2009, 17:01

La verdad es que no entiendo por qué no fuiste, lo peor es que parece que tú tampoco lo tienes claro. Un buen principio sería determinar qué quieres, necesitas, esperas y estás dispuesto a dar a cambio. Con las ideas claras todo es más sencillo.
No caeré en la hipocresía de hablar mal de las aventuras de fin de semana, hace mucho que no las tengo, pero las tuve y las disfruté, ya no las quiero ni las necesito, pero valieron la pena cuando las tuve. Decide si quieres vivir esa experiencia, decide si crees que podrás conocer al hombre que buscas sin conocer hombres, date cuenta de cuál es el proyecto de hombre y circunstancias que has construido, analiza y decide si crees que te conducirá a alguna parte y si ese lugar te interesa, eres joven, es cierto, pero esa no es una buena razón para posponer posponer algo que aparentemente quieres en verdad.

Gab Romanoff | 3 de agosto de 2009, 20:19

ay Sandum, si sigues así este blog durará para siempre... Claro tampoco es andar de facilón y al igual que tu no compartiría la idea de quedarme por ahí en un motel pero hubieras ido sin caer en eso!!

Sandum | 3 de agosto de 2009, 22:05

Entiendo lo que quieren decirme, pero ustedes irían a quedarse con alguien que no conocen en un hotel equis que no conocen?

AlexCerati | 4 de agosto de 2009, 9:12

¡Pues hubieras ido! Hay veces que hay que aventarse, lanzase, animarse, etc... Lo peor que puede pasar es que te arrepientas después.

Creo que el arrepentirse por hacer algo siempre es peor que arrepentirse por no hacerlo.

Ahora, que si el tipo no te gustaba o tenía algo que no te convencía del todo... bueno, pues hay veces que hay que confiar en el instinto. OJO, una cosa es el instinto que nos advierte, ¡y otra el miedo!

Joey | 4 de agosto de 2009, 12:31

Yo iria a quedarme con alguien queno me concoe en un hotel que no conozco?... mierda ya lo he hecho, trato de ser claro consiso y directo para saber si la persona me inspira la suficiente confianza, si tengo dudas chao el amigo y le explico porque.

Claro son mas las veces que he rechazado ese tipo de propuestas que las que he aceptado, siempre camino hacia asdelante pero miro a donde voy a pisar.

Aki®a | 6 de agosto de 2009, 11:11

Si ves novio? ya estamos tan curtidos en este cuento que olemos a kilometros las intenciones meramente sexuales y demas.

Bien por ti, me parece muy razonable tu decisión.

Besotes

Daniela. | 25 de agosto de 2009, 16:40

Si me hubiera pasado eso a mí, hago lo mismo que tú. Tal vez si tuvieses más tiempo conociendo al tipo te hubieras atrevido a asistir al encuentro... pero ¿un desconocido? al que sólo habías visto una vez y de paso no lo recordabas porque él fue quien te llamó. Qué va, ya vendrán otros chicos a los que sí podrás conocer más y mejor =)

y con respecto a lo que te dicen sobre las relaciones a distancia, sí creo en ellas, sólo que la pareja se tiene que querer mucho y comprometerse el uno con el otro, serle fiel a la relación, a lo que tienen. Si de verdad no se quieren pasaría lo mismo de siempre "amor de lejos, felices los 4"

He leído ya varios posts y me ha parecido muy interesante tu blog =)

¡Saludos!