Merienda de ambiente.


El otro día salí con mi amigo Eduardo. Fue algo inusual dado que es la primera vez — ¿Hasta cuando escribiré “primera vez”?— que me encuentro en vivo con un lector de mi blog, sin embargo, no por ello dejo de ser una velada agradable, pese al extraño poder de él, que afecta las cosas que suceden a su alrededor, por que sí, Eduardo es simpático, pero cuando se ríe, el mesonero te sirve la comida fría a ti y caliente a él. Si, por que Eduardo es alto, pero cuando se levanta, te das cuenta que tu jugo te lo sirvieron caliente y el de él esta tan frío que hace doler la cabeza. Por que sí, Eduardo es encantadoramente inteligente pero el mismo no supo explicar como es que por primera vez en la historia, mi rollo de canela estaba duro, mientras que los de él estaban suaves y esponjosos…

Para evitar suspicacias y felicitaciones adelantadas diré además que Eduardo tiene novio, y no cualquier novio, este ha sido su consorte por mas de 4 años, so… Fue un encuentro netamente amistoso, lo cual fue mejor, no por que Eduardo sea desagradable, ni por que sea insoportable, ni tampoco por que es feo, nada que ver… Fue mejor, por que podía concentrarme en lo verdaramente importante… Tener una conversación agradable, con el que bien podría ser un GRAN amigo de ambiente…

El día comenzó con un mensaje suyo confirmando el encuentro. Mi madre estaba de cumpleaños ese día y luego de confirmarle a Eduardo se concreto un almuerzo con ella y con mi hermano mayor (el cual debido a sus retrasos se convirtió en merienda). Tuve que pasar por interrogatorios y preguntas “graciosas” de ella (Recordemos que es la única de la casa que confirmo conmigo que soy gay) como:

— ¿Y no vas a almorzar con nosotros?
—No —respondí yo—, J.L. no me llamo a mi invitándome, te llamo a ti, y tu sabes que yo todo menos arrocero. Además nunca entendí lo de este almuerzo repentino por que cuando hable con él ayer me dijo que el iba a organizar la reunión de hoy.
—Tú sabes que J.L. no sigue tu estricto protocolo —había dejos de sorna en la frase.
—Bueno por lo mismo, yo no me voy a anotar en algo en lo que no fui invitado.
— ¿Y que vas a hacer entonces?
—Voy a salir con un amigo —y añadí rápidamente—: Así aprovecho y te compro la torta y algunas cosas ¿O no quieres que te canten cumpleaños? —tenía la esperanza que con esto último no preguntara lo siguiente:
— ¿Un amigo? ¿Cuál?
—Uno que vive por aquí. Ya te había contado.
Su cara de suspicacia y de curiosidad no era normal. Sorteando las preguntas básicas de: “¿Y el que hace?”, “¿Cómo lo conociste?”, “¿Qué van a hacer juntos?”, entre otras, la historia ficticia quedo así: Resulta que a él lo conocí en Caracas cuando estuve por allá en estos días por intermedio de mi prima. El estaba allá por que trabaja en Caracas –lo cual es verdad- y bueno por esas casualidad extrañas resulta que somos vecinos –lo cual es verdad también-. Eduardo toma nota de esta historia por que si algún día te encuentras con mi mamá deberás repetir una versión similar.

La verdad es que él me leía en el blog, y por uno de sus comentarios llegue al suyo, luego de ver una foto que tomo desde su casa, estaba convencido que éramos vecinos, lo cual resulto ser cierto –ja ja no tienen ni idea de las cosas que puedo descubrir yo por una simple foto-, y cuando le deje esa sospecha en un coment en su blog, intercambiamos MSN, Facebook entre otros, y listo…

Eduardo pretendía que yo bajase las 10 cuadras de que van desde la vigilancia de la urbanización hasta la casa, pero un “No seas malo” bien escrito, permitió que me fuera a buscar a la casa… Bueno no exactamente, soy malo dando direcciones, así que el chico casi se pierde. Almorzamos en Micro Sambil Valencia y aunque iba perfectamente preparado por si el chico quería almorzar en B’Day, T.G. Friday’s u otros de corte similar (informo a la colectividad que fui yo quien lo invito a almorzar, y además insistí), terminamos comiendo en la feria, por lo que fue pretty economic.

Y entonces empezó su poder… Mis “trocitos de pechuga tienen pellejos y mi arroz esta frío” pensé yo… Quería disimular y fingir que todo estaba bien, pero mi monería no me dejo, yo como lento, cuando no me gusta la comida aún mas lento, y como note que el chico disminuía la velocidad de su tragado para no terminar primero que yo, decidí dejar lo que no me gustaba… Durante el almuerzo conversamos de su trabajo, de su amigo hottie and blond, de ética en el trabajo, de mi trabajo, de mis planes, de las empresas cuando están comenzando, de su poder para arruinarle los alimentos a los demás (sobre el cuál, en ese punto aún permanecía incrédulo). Fue maravilloso tener una cita con alguien inteligente, en plan de amigos y sin pasar por las necias conversaciones de “la vida en pareja” o “en mis relaciones anteriores”. Dios, gracias por eso. Después de almuerzo recorrimos Micro Sambil Valencia, paso algo gracioso con una franela que le gusto a él, pero yo puse una cara de “¡eugh!” por toda respuesta (siento mucho eso) y luego fuimos a comer rollos de canela. Nunca, nunca, nunca de los jamases había probado yo en estos establecimientos un rollo duro… Y me toco… Impresionante el poder de este chico. Supongo que el muchacho que atendía me dio ese roll luego que Eduardo dijo:
—Aún te salen espinillas ¡Estas pasado de carajito! —He descuidado mis tratamientos faciales con resultados negativos, pero nada preocupante, al menos para los demás, por que para mí un solo punto negro es alarmante.

Luego Eduardo me comento que quería comprarse una chaqueta para una ponencia que tenía esa semana (estamos hablando de un chico de éxito), y pese a que pensé “darling I’m not a Stylish” se me antojo como un plan divertido para seguir la platica y además yo debía comprar la torta del cumple de mi mamá. Le sugerí que se comprara una mini cazadora de cuero, pero me dijo rotundamente: “No uso prendas de cuero” ¡So cute! Hasta se preocupa por el bienestar de planeta. Trate de convencerlo de que una buena chaqueta de cuero era lo que el necesitaba dado que quería una prenda versátil (que sirviera tanto de día como de noche, como para verse semi formal e informal), le dije que esa prenda te da el toque según los complementos… Pero no… Definitivamente estoy lejos de ser un buen estilista, alguien como Rachel Zoe lo habría convencido (recordemos lo que hizo con Lilly Allen)… En fin…

Al final escogió una buena chaqueta Volcom y yo compre la torta…

En la noche y en el cumpleaños ya, me texteo preocupado sobre si su poder había afectado la torta, pero afortunadamente no fue así… No estoy autorizado a publicar imágenes, facebooks de otros o identidades, así que si quieren saber quien es, busquen entre mis enlaces…

¡Eduardo ha sido un enorme placer!

16 comments

Adrián | 2 de julio de 2008, 19:50

ja ja ja, buena historia, espontánea y sin pretensiones.

También me resulta molesto hablar de relaciones anteriores (que hipócrita, yo que publico mis crónicas de cama, pero no son para discutirlas, las voy a cambiar de crónicas a moralejas)

Bueno, saludos .... desde Colombia

Buh | 2 de julio de 2008, 22:29

Ok, odio a la gente como Eduardo. Sí, sí yo AMO odiar... jajaja pero seré envidiosa o lo que sea pero odio esa gente con un halo mágico por encima que siempre estan perfectos, tienen su vida perfecta y todo les sale bien.

y yo???

Jernest** | 3 de julio de 2008, 0:42

Que delicia leerte jejejeje todo estuvo pintado en mi cabeza a medida que lo leía...

Pues yo siempre odio a los Eduardos de buenas a primeras, pero una vez que los conozco me doy cuenta de que ademas de exitosos y cuties son nobles! asi que como odiar a alguien noble??

xoxo

Thiago | 3 de julio de 2008, 5:20

Bueno, cari, a pesar de todas tus aclaraciones... stoy todo celoso, ¡qué es eso de que se te pone el rollito duro! jajaj

Ya es malo leer que tu marido allende-los-mares te pone los cuernos, pero que además....¡sea inteligente! eso no se si seré capaz de soportarlo, jajajaaj.

Ahora mismo voy a investigar quien es el tal Eduardo "ese" miraré la foto, miraré en que cuadra vive y lo primero que me preguntaría a mi mi madre con una cita así: "¿De qué familia es?" jajaajaj

Bezos,

BIRA | 3 de julio de 2008, 5:22

Luego te leeré con más calma, que voy con prisas. Ahora sólo decirte que te he dejado una cosa en mi blog, tururú!!!

BIRA | 3 de julio de 2008, 9:06

Ya estoy aquí! Me parto con tus post, Sandum. Con esta me he quedado alucinada: qué pequeño es el mundo! Mira tú qué forma de ir a encontrar a un vecino!!! Del que deduzco que no sabías ni que existía, y todo por una foto. Hijo, qué observador!

Tienes una Mamá que es un encanto y debe tener un sentido del humor extraordinario.

Un besazo!

Nykkä | 3 de julio de 2008, 15:30

Amor, sandum de mi corazon!
acá estoy.. tenia dias sin visitarte y eso es raro en mi, pero es que con esta bronquitis.. no he visitado a ningun blogger hasta hoy.. muy fino que la pasaras genial con Eduardo y en plan de amigos, ya tienes con quien conversar por allá..
^^ y la foto de "aprendi" no es mia... BESOS..

Akira | 3 de julio de 2008, 19:05

Super!!!!

Es bueno conocer quienes te leen e inclusive a otros bloggers... es una agradable experiencia compartir puntos de vista en vivo y en directo.

Saludos

NeoGabox | 3 de julio de 2008, 20:03

Sanduuuum :D
Estoy de vuelta esta última semana ha sido una de las "no mejores" de mi vida pero intento sobrevivir... Bueno por lo que leo estás bien jejeje y que bueno que hayas conocido a Eduardo (que no se quién es BTW) XD

"Saludos Monocromáticos"

Eduardo | 3 de julio de 2008, 22:31

Sandum en verdad lo siento :S No lo controlo :( Quizas la unica forma sea que mientras alguien coma cerca de mi, yo mantenga mi boca alejada de alimento alguno XD Quizas asi se rompa el hechizo... :D

Buh! Hates Me! Why? :S

Israel Abraham | 4 de julio de 2008, 11:36

que fiiiino!!! ^^ La historia mas feliz imposible! jiji aun con desafortunios es feliz! ^^

Un amigo simpre hace falta, y mas si te comprende

PD1: Si tu mama te pregunta que vas hacer con un amigo, le dices que el fumar crack y el sexo, que donde lo conociste, es prosti, que donde vive, en un barrio XD (Recuerda el tono pseudesarcastico para mayor diversion) Tu mama quedara tan espantada, como con sensacion de entrometida y dificilmente te volvera a preguntar X´D

PD2: Las chaquetas de cuero son lo maximo! no me importa lo que digan, con cierres, pasadores, capucha, etc!

Un abrazo!!! ^^

Eduardo | 4 de julio de 2008, 21:58

Oye... Quede con una duda... Explicame ese titulo? Merienda de Ambiente??? ^.^

Iliana Contreras | 4 de julio de 2008, 22:11

Sandum vine corriendo trás leer tu mensaje, que malo y en serio lo siento, que te hayas enterado a través de otro blog que regresé. En realidad no te lo había notificado, porque al hacerlo he querido además, leer los últimos post publicados por mis blogs favoritos, entre ellos el tuyo. He estado corta de tiempo y he estado visitandolos a todos poco a poco. Sorry una vez más, aquí estaré como leal lectora y gracias por tus visitas.
Respecto a tu escrito, las citas de amistad nos hacen sentir en libertad y lejos de prejuicios, por eso siempre serán exitosas, en cambio cuando existe otro interés emotivo, adoptamos -queramos o no- poses para aparentar lo mejor de nosotros y ya eso nos predispone, nos pone anciosos, nerviosos y entonces erramos. Además eso de hablar de relaciones pasadas es EL TEDIO!!!!!
Me alegra que hayas sumado una nueva sonrisa a tu círculo social...Un besote y felices días...Manikita.

Gabriel Isturiz! | 6 de julio de 2008, 9:58

jajajajaja! Eduardo me cae bien ya jajaja!

no bueno, a mi todo no me sale bien, ni le arruino la comida a la gente, pero soy bastante Lucky por así decirlo xD

que divertidas las citas de amigos, aunque yo no acostumbro a salir con mis amigos a tomar algo y a echar los gossip (se puede ser más The Hills?) en estos días no lo he hecho =S

Take Care

Bye_!

Monchis | 7 de julio de 2008, 14:32

Es muy agradable encontrarse con amigos blogguers, sobre todo cuando es en plan de amistad.

Saludos,

U.A.S | 27 de julio de 2008, 19:40

Yo solo una vez salí con un lector de mi blog. The perfect man... and single...

Seguimos saliendo un tiempo hasta que me cansé de que casi nunca estuviera disponible (busy busy man).

En fin... Se nota que me ganaste en tu salida: nada como salir con alguien que... ¿arruina tu comida mágicamente?

Y creo que para tener ese dejo de perfección de vida perfecta hace falta solo ser feliz y estar satisfecho sin perder la ambición. Creo que es complicado, pero se puede lograr (el balance entre satisfacción y perfección, ser feliz es más fácil).