De cómo no se arreglan los errores cometidos en la primera cita durante un segundo encuentro, y cuando una de las partes se alegra por ello.


¿Debo decir en este punto que me gustan los refranes populares?

Una vez fui novio de una muchacha sólo después de conocerla una noche. Resulto que al día siguiente la dama en cuestión era la cosa más niche que podía permitirme tratar (y en serio que trato a toda tipo de gente), y gozaba de algo que no puedo pasar por alto, simplemente esas personas no pueden salir conmigo: Tenía el cabello feo y maltratado. No sólo era feo, sino que también era maltratado. Por lo que luego de unos días de arrepentimiento por haberme apresurado, pese a que tuve la oportunidad de aprovecharme de ella, (y no por propuesta mía, obviamente), termine la relación. Luego de contarle eso a mi tía la espiritual (si, la misma que me ha aconsejado en otros relatos) me dijo sabiamente: “¡Es que de noche todos los gatos son pardos!”

Muy a mi pesar no acate esa lección como lo hice en la historia de mi mejor amiga, pues por poco tuve sexo con Cheo solo luego de verlo una sola noche. Hubiese sido un grave error.

Después de nuestra salida nocturna, y luego de haber intercambiado esos mensajes, la interacción con Cheo se tornaba más romántica, parecíamos novios de mensajes. Incluso durante esa semana fue una vez a mi lugar de trabajo, pero como no estoy en el piso de ventas (O sea ¡No!), lo salude desde la ventana de mi oficina, ubicada convenientemente en una mezanine. Debo aclarar aquí que no se torno romántica por mi lado de la moneda, no, fue él quien empezó con todo ese tarro de miel, y yo para no hacerle un desaire le seguía un poco la corriente.

Cierto domingo, me propuso encontrarnos por segunda vez en su casa. Me explico que haría una parrilla, y que bueno, quería que compartiéramos un rato. Aclaro además que sus amigos cercanos no sabían que era gay, por lo que según el, no había peligro (para mi, supongo). No logro recordar en que estaba pensando cuando acepte semejante situación. Estaba prácticamente seguro que me sentiría como una especie de extraterrestre llegando a la tierra de sus amigos. Quizás fue el aburrimiento, el caso es que fui.

Al llegar al edificio, Cheo bajo a buscarme. A plena luz del mediodía se me hizo más evidente que el joven en cuestión estaba lejos de ser lo que yo anhelaba en ese momento. Verlo en franela, con una gorra hacia atrás, un poco sudoroso sobretodo en mi parte fetiche, el cuello, y con un mono viejo, mato toda posibilidad de que yo deseara tener algo con él en ese momento, y en el futuro. No obstante, y pese a que no tenía ningún arma para obligarme, lo acompañe al edificio y decidí quedarme en la parrilla. Sus amigos eran todos simpáticos, parecían ser un grupo muy cercano, según especule, pues nunca me lo dijeron Se conocían desde niños por vivir en el mismo edificio/pueblo/estado. Al entrar al apartamento de una de sus amigas (resulto que la parrilla no era en su hogar), me presento, todos me saludaron con naturalidad, nadie pregunto nada parecido a “¿Quién es este loco?”, y siguieron con su conversación. No hace falta decir que sus tertulias giraban en torno a experiencias pasadas, donde el único detalle que me impedía participar en la plática era que yo no aparecía en ninguna parte del cuento.

Pocas veces en mi vida me he sentido tan ridículo. Muchas veces he pasado vergüenza como todo el mundo, pero en contadas ocasiones me he sentido ridículo. Era como si yo fuese una especie de muchacho necesitado de compañía, acabado de llegar a Apure (Cheo les dio previamente unos datos míos) siendo invitado a la parrilla por pura coincidencia. No pienso transcribir las monotemáticas pláticas del grupo de amigos, donde solo prorrumpía yo con alguno que otro monosílabo. Sólo diré que estaba tan fastidiado, que de haber sido una reunión mas concurrida hubiera aprovechado cualquier descuido para escapar.

Nunca me quedo muy claro como Cheo logro justificar la, a todas luces, inexplicable presencia mía. Me costaba creer que en un grupo de amigos tan cerrado y que se conocían tan bien, hubiese lugar a mantener un secreto como el de Cheo por tanto tiempo, sumándole a eso que casi no me hicieron preguntas, pues el parecer Cheo les dio un resumen de todo lo que sabía de mi (que gracias a Dios no fue mucho), lo cual agravo mi sentimiento de ridiculez y fastidio.

Creo que en cierto mi momento mi cara empezó a mostrar señales de lo que sentía. Cheo comenzó a mandarme mensajes de texto. Y yo, con las benditas buenas costumbres que me importunan en los momentos que no las necesito, seguía sin atreverme a hacerle un desaire. Increíblemente soporte todo esto hasta que anocheció y sólo nos quedamos, una amiga, él y yo. Cheo seguía mandándome mensajes fastidiosisimos como:
—‘Que te pareció todo’
Yo, que ya estaba retorciéndome de la rabia pensaba: “O sea, lo que yo entiendo por parrilla incluye ensaladas apetitosas, diferentes tipos de carnes y bebidas y no unos pinchos con guasacaca”, pero le respondía:
—‘Bien, todo bien’
—‘Andas súper lindo’ —escribía él.
Y yo pensaba: “Pues tu no, estas mas feo que un tropezón a media noche”, pero le respondía:
—‘Gracias.’
—‘¿Por que no hablamos en todo el día?’ — pregunto él, estúpidamente, vía texto.
Y yo, soportando toda la rabia interior que esa pregunta genero en mi pensé: “¿Como íbamos a hablar algo soberano estúpido si habían como 10 personas aquí que no conocía en un área de 0.5mts2?”, pero respondí:
—‘¿De verdad crees que hubo alguna oportunidad?’
—‘Bueno no…’
Mientras transcurrían esos mensajes, los tres hablamos temas banales en la sala. La amiga propuso que revisáramos un video de un viaje que había realizado recientemente a un lugar que no recuerdo. Total que acepte (No puedo con mi cortesía y buenas costumbres), y ¡Dios!... Eran unas fotos grabadas en DVD en donde solo había puras mujeres, y evidentemente todas eran Gayelles… No con desatino, pensé que Cheo le había dicho a su amiga de ambiente que yo estaba próximo a convertirme en su novio o algo así ¡Error Cheo! Creo que en ese punto nadie gay que conocieras estaba mas lejos de convertirse en consorte tuyo que yo. Finalmente vino el mensaje y la situación que ayudo a que saliera corriendo:
—‘Sabes, Mi amiga es del ambiente y esta esperando que tu hables del tema para abrirse’ —envió el vía texto.
Y yo, molesto como creo que pocas veces en mi vida pensé: “O sea yo, yo, ¿¡Yo!? Grandísimo tonto, seguro podría hacerlo ella o tu mismo que ya te encargaste de regar mis intimidades con gente que a mi ni me va viene… ¿Qué le voy a decir? Soy gay, pero mi imagino que ya lo sabías por tu estúpido amigo…”
—‘Cheo, ¿Que le voy a decir? Creo que esa platica para otro día…’
Un rato después hubo un cambio de luces (no de mi parte), y yo quede sólo en la habitación con él. Trate de calmarme, de prever la repuesta educada que le iba a dar en caso de una pregunta necia, pero fue inútil. Cheo solo dijo:
— ¿Y?
— ¿Y que? —le espete yo.
—Bueno que me dices —odiaba esa recurrente frase de él, así como el “que me cuentas”.
— ¿Que esperas que te diga? —Y antes de dejarlo responder continué—: creo que esta situación que propiciaste aquí no fue la más adecuada para que nos conociéramos, es más, este día no fue el adecuado.
Afortunadamente en ese momento entro la amiga de él nuevamente. Fue bueno por que ya estaba en el punto que le iba a decir de todo, y nadie me iba a detener. No iba a insultarlo pues nunca pierdo los estribos ni el glamour, pero de que no iba a terminar bien, eso es seguro.
La amiga le informo que entro sigilosa por que otra conocida indeseable de ellos estaba tocando la puerta. Luego que la indeseable prácticamente acabara con la puerta y gritara “se que están ahí” salimos a la sala y la recibimos. Era una niche en toda regla, pero con un hablar cantadito que parecía querer imitar a las sifrinas. En cierto momento soltó una perla:
— ¿Y este quien es? —pregunto sin ningún atisbo de prudencia o discreción.
—Es un amigo de Cheo —le respondió la Gayelle.
La niche me observo de arriba abajo, y sonrió un poco. Parece que el secreto de Cheo y el mió propio eran tan evidentes como que el cielo es azul.

Cuando logre escapar de todo ese circo, y mientras saboreaba un jugo en el apartamento pensé en como alguien podía cometer tantos errores en sus citas, por que yo, reconozco que cometí un error al no hablar claro en la primer encuentro, pero Cheo… No lo podía creer. Quería ser mi novio y me invita a una reunión con unos amigos que no sólo me ignoraron olímpicamente, sino que me hicieron sentir como una especie de cucaracha metida en el plato de alguien… Un horror total… ¡Y encima pregunta por que no estuvimos a solas!

17 comments

Dirgni Raquel | 10 de marzo de 2008, 12:55

EL tal Cheo no tiene una pizca de sentido común eh?... Sólo un retrasado social te haría semejante desplante y luego pretender que te la pasaste de maravilla para al final darse unos besitos...
Espero que no lo veas más para que te evites a sus amistades niches y amigotes de pacotilla
Aprende para que no te ocurra de nuevo!
Muchos besos!!!

Ingenua | 10 de marzo de 2008, 13:48

Pues no te sientas estúpido por lo que pasó, tengo el record de primeras citas más infaustas de la historia...basta recordar una cena con una chica que me enloquece y que no tiene una pizca de gay (al igual que yo);el caso es que a pesar de que estuve rogando al cielo antes que llegara que fuese al menos open mind, para tratar de coquetear levemente, la mujer me ha soltado:

Soy gay y tengo pareja hace 5 años.

Yo apuré un trago de vino tinto y mi cara de incertidumbre no fue sino el inicio de una tras otra tonteria.
Así que, por mi estás salvado.

Hefestión | 10 de marzo de 2008, 14:30

Jejejeje, me imagino por lo que pasaste. De nada vale que te diga "es mejor ser claro desde la primera vez". Como pude leer, ya aprendiste la lección.

Me dió gracia lo de niche. No hay nada peor que un ordinaria/o tratando de parecer sifrina/o. Jejejeje, para tu consuelo, a mi me aburre terriblemente la gente bruta, y aunque no he tenido citas digamos "gay", me imagino que no duraría ni 3 segundos con alguien bruto/a.

Y ten paciencia con las personas vale!! Mira, la mayoría de la gente piensa que es bella. Solo algunos pocos pesimistas (sip; soy como calimero, aunque ya no le paro a las "injusticias"), dejamos la decisión de si somos o no somos feos a otras personas.

Besos!!

PD: Me distrajo mucho tu relato, aunque me de cosita todo lo que pasaste. Excuse-moi :/

Tokio | 10 de marzo de 2008, 17:05

Pues sí, creo que te pasaste de conejo con Cheo. Hehehe. Sin embargo, creo que en algún momento todos pasamos por eso, y eso bueno poner las cartas sobre la mesa desde un principio, o paulatinamente, para no crear malos entendidos.

P.D: Cuida los horrores... Creo que no querrás terminar como Mata Vieja... Hehehe.

Tokio

Sandum | 10 de marzo de 2008, 19:17

Dirgni bienvenida!!! Gracias por los consejos, creo que entendiste el relato a la perfección, y si, no he visto mas a Cheo, aunque te adelanto de falta un capitulo en esta serie "de como y cuando" ¡Saludos!
-0-
Hola Ingenua, te doy la bienvenida igual... Gracias por el apoyo!! ¡Saludos!
-0-
Hefes hola!!! Creo que ya Lascivus te dio una buena respuesta a lo de ser feo, me la leí varias veces por que yo tampoco me creo bonito jajajaja, pero se que tengo mi fanaticada... jajaja Sólo te puedo decir que no importa como te veas, me parece que eres una LINDA persona ¡Beso!
-0-
Tokio no me queda de otra que darte la razón, pero necesito una aclaratoria aquí... ¿Me estas comparando con una marilandra sin estudios?.... Lo pregunto por que no puedo imaginar que símil puedo tener yo con Mata vieja... Ayúdame a entender please!

Buh | 11 de marzo de 2008, 10:10

Ok que terrible Cheo!! pero es taaaan venezolano y sus amigos tambien que en verdad no sé que podías esperar de él... No quiero decir que todo sea porque viven en Apure, porque créeme que aquí en Caracas también he visto cosas terribles, pero de verdad que te compadezco.

Espero que pronto te mudes a la civilización-tercermundista (AKA Caracas) para presentarte amigos que realmente valgan la pena jajaajaja

Besos.

Juan | 12 de marzo de 2008, 2:05

hola, como andas! la verdad qeu no he tenido tiempo para dedicarme a la lectura de tus historias pero como siempre saben muy interesante!

espero poder darme un tiempo pronto, alguna para recomendarme, cual te gusta mas?

saludos

juan

Sandum | 12 de marzo de 2008, 12:35

Hola buh... Te doy la razón, y bueno espero que me tengas una buena terna de personas para presentarme cuando este en Ccs... Jajaja
-0-
Hola juan... Pues gracias por el apoyo... Mi relato favorito? Todos! Todos pasan por un fuerte control editorial (el mío) así que todo que que aquí se pública es de mi agrado... Te recomiendo no obstante, revisar mi primer post, así entenderás un poco mi Blog... Disfrute mucho escribir "necesito un Tip" me estaba riendo sólo incluso... Y de historias pues enamorarse del mejor amigo, en sus 2 partes y im out (fuera closet) han sido las más comentadas... Por algo ha de ser... Te mandó un Besote!

Gabriel Isturiz! | 12 de marzo de 2008, 13:00

por dioos, que horrible todo lo que pasó!

Cheo debía de ser muy nuevo en eso de las citas... pero invitarte con sus amigos, que no saben nada de su rollo, es una BRUTALIDAD.

primero, es una primera cita, deben de empezar a conocerce, por ende, deía de ser UDS dos SOLOS!

yo podria invitar a alguien a conocer a mis amigos, después de 5 citas, cuando ya haya algo CASI formal...

or cierto, disculpa el no haberte leído, es que he estado MUY ocupado! Take Care ;)

Bye_!

Sandum | 13 de marzo de 2008, 5:48

Hola Gabriel! Pues estar ocupado es bueno, no hay nada que disculpar...
Pues si, no se que le costaba al tonto ese entender que debíamos estar solo si queria propiciar un acercamiento... En fin, que como dijeron por ahi, se trataba de retrasado social... Saludos y un beso!

Mandalaverde | 13 de marzo de 2008, 12:06

Uyyy!!! pobrecito!!! realmente muy terrible! aguantaste demasiado! Por eso, no hay nada mejor que que en las primeras citas/encuentros, mirar bien a la persona, incluso en sus formas de hablar, vestir (asi pases por sadico o enfermo -si la persona siente un feeling por ti, no lo notara- y no se te olvidara tan facil) Tambien soy partidario de que las primeras citas/salidas sean solo la persona y tu, asi puedes saber como actuar cuando conozcas a sus amigos porque por lo menos el ya te conoceria un poco mas no? Ademas de (si vale la pena) tener la motivacion de interactuar con sus amigos involucrandote en temas de conversacion, y no dejar que solo sean ellos los que quieran conocerte...

PD: Me encanto lo de los gatos pardos...

X)

Daniel Lara F. | 13 de marzo de 2008, 19:39

Caramba caramba...sin duda alguna fue una tarde intensa. Que fastidio con Cheo!
Bueno. Que queda? Seguir intentandolo, seguir besando sapos hasta que llegue el principe :(
Saludos

Sandum | 13 de marzo de 2008, 21:49

Mandala! A mi también me gusta mucho ese refrán desde que lo escuche... Sobre tu consejo, parece un mensaje para Cheo, por que para empezar el fue quien me invito, mi error fue haber aceptado claro... Observarlo, pues digamos que en la primera salida no lo vi bien (inserta aqui el refran)... Y lo de interactuar con los panas... Yo hablo hasta por los codos, y creeme que trate de integrarme, pero que va, demasiados recuerdos del pasado en los que yo no estaba...
P.D.: Me gusto la foto de "Aqui hay fuerza" jijijiji saludos!!!
-0-
Daniel me sorprende tu seriedad casi no te reconozco... Los sapos son muy babosos, mejor besar muchos principes hasta lograr escoger uno!
Saludos!

Monchis | 14 de marzo de 2008, 17:38

Hola Sanbum,

Creo que ya te lo he dicho en otras ocasiones: No siempre caza el tigre.

Al menos en algo si te concedo la razón, cuando se quiere algo hay que pedirlo directamente... de manera sutil si quieres pero clara cuando llega el momento, uno no puede pensar que la gente tiene poder de leer nuestra mente.

Saludos,

Monchis | 14 de marzo de 2008, 17:58

Hola Sandum,

Las citas a ciegas es posible encontrar cualquier clase de personajes!!!

De todas maneras de todas las experiencias se aprende y uno con el tiempo aprende a ver el lado chistoso de las cosas.

Saludos,

Daniel Lara F. | 16 de marzo de 2008, 1:32

Es que soy un tipo serio...
Y lo de los principes, ojalá siempre fuese asi de facil. Con el tiempo me he dado cuenta de que uno siembre tiene que besar al sapo para encontrar al principe. Así de simple.
Saludos

Ed. | 1 de abril de 2008, 23:59

Tristemente, aqui en Apure, no hay mucho sitio adonde ir para una primera cita, aqui no hay ni centros comerciales, ni cafes, ni discos, ni nada, esto es horrible por aca. Ahora que lo pienso, tristemente tampoco hay mucho de donde escoger para ir en una seguna, terca, cuarta cita...
Pobre Cheo :) Tanto que se esmero en hacerte los pinchitos jejeje
Bueno, un abrazo desde acá.