Dinero, decisiones, preguntas, felicidad, caos



Advierto que este será un post desordenado, sin estructura, lleno de caos y preguntas. Fin de la advertencia.

Hace poco más de tres meses renuncie a mi trabajo como auditor externo en una firma de renombre. Fue una decisión muy difícil. Creo que no me equivoco al pensar que dentro de la profesión contable, la auditoría es la rama más respetada de todas, y cuando uno la esta ejerciendo y el resto de contadores de una empresa te escuchan sin chistar es que te das cuenta de que al ser auditor siempre estás un paso por delante de quien sea.

Lo malo de las firmas es que la remuneración no es muy buena (para el trabajo que significa, lo cual no quiere decir que comparativamente con el mercado no este bien). Eso me dejaba pensando en la eterna pregunta ¿Qué es mas importante, tu carrera o el dinero?

Siempre habría dicho sin dudar que tu carrera es lo mas importante, después de todo –me repetía- es lo que te queda y cuando vas a otro lugar puedes demostrar lo que vales. Pero luego un día te invitan a cenar en Palau y te encuentras pensando que tal vez Mc Donalds no era tan mala idea. Después se te ocurre pensar que te mereces una vacaciones, pero lo único que puedes pagar es un fin de semana a Margarita (ojo que no estoy en contra del turismo nacional, pero es para ilustrar un punto).

Otro ejemplo es conocer a personas que dicen ser (y tal vez lo son, pero uso esa frase porque usando su propio baremo ¿Quién soy yo para decidirlo?) artistas. Viven como caballeros errantes del pelabolismo vendiendo periquitos en un bazar y… ¿Esperando qué? Por otra parte puede que sea yo muy materialista, y en ese caso ¿Eso quiere decir que no preocupo por mi carrera?

¿El dinero gira en torno a las carreras o mas bien tu carrera es sobre el dinero?

Tengo un amigo que no puedo nombrar en este post, quien dice no soportar (en parte) a uno de sus conocidos “Es que es muy mediocre en la vida”, me dice. Yo conozco al mediocre, es muy talentoso para muchas cosas y en parte me recuerda un poco a uno de mis hermanos mayores. El mediocre sueña con vivir en libertad, sin la esclavitud que significa someterse a un sueldo, y esperando que tal vez algún día le llegue un golpe de suerte que le permita no volver a preocuparse por el dinero nunca más. Mi hermano sueña con tener una posada en la playa y vender agua de coco el resto de su días (tiene mas 30). Y entonces me sigo preguntando ¿Son mediocres o felices?

Yo ni siquiera puedo saber si soy más feliz en mi trabajo nuevo o el viejo. Hace poco cuando fui a retirar mi liquidación mi ex jefe habló conmigo y me ofreció volver a la firma. Le pedí un ascenso inmediato como única condición para poder regresar y me dijo que si. Al final yo me había ido por ese ascenso ¿O no? Pensaba muchas cosas, y el día que iba a hablar de un cambio de condiciones en mi nuevo trabajo –y tal vez provocar a la gerencia para tener una excusa para renunciar- mi jefa me dice de la nada “Hemos decidido que con base a las actitudes que has demostrado tu aumento de sueldo no será del 20% como habías negociado en tu contrato luego del periodo de prueba, será del 40%”. Me quede mirándola sin reacción, sin poder creérmelo, pero sin reacción. Pasado unos segundos me dice: “Pero ¿Cómo te sientes? ¿Estas feliz?”.

Pensaba en todo ese dinero con el que no contaba y estaba feliz, pero no realmente feliz… “¿Qué pasa conmigo?”, me preguntaba ¿Era que en el fondo me imaginaba una escena tipo estas pidiendo mucho para el tiempo que nos conocemos? Pero eso nunca va a pasar en este trabajo. Tal vez no tenga el caché de la firma pero si el dinero… La pregunta de todo este post, nunca había estado flotando tan grande en mi cabeza.

Mas tarde ese mismo día, salí con una amiga y me soltó esto:

—Yo creo que de verdad tu no quieres volver a la firma. Tu simplemente quieres verle la cara a todos cuando de la nada llegues con un ascenso —cosa que es 102% inusual en la estructura de la organización—, como dar un golpe, tu lo que quieres es darle un golpe a esa gente, pero en ese trabajo tu no eras feliz.

Fue ese último comentario lo que me impulso escribir esto a ver si aclaraba mis ideas, pero por lo que puedo medio leer arriba (y no quiero revisar, así que si tiene errores, ya saben), no lo logré.

Y así lleno de preguntas se acaba la sesión reflexiva de hoy. Hasta la próxima.

2 comments

Anónimo | 21 de diciembre de 2011, 0:03

Advertencia: Mi comentario es como tu entrada, como pienso escribo..
Hola que tal? Me gusta leer tu blog, y este último post (aunque extraño con respecto al resto) no es la excepción..
Me siento un poco identificado ya que tengo un problema parecido.. Cuento corto: trabajaba en ccs, la empresa abrió oficinas afuera, me vine, no me está yendo bien, y quiero cambiar de trabajo aunque me ofrezcan un ascenso o un aumento.
Definitivamente el sentirse bien en un trabajo es algo tan relativo que es dificil de explicar.. por ejemplo a mi me cambiaron unas condiciones en la mudanza (sin avisarmelo) y lo sentí tan traicionero que creo que no hay manera de que recuperen mi confianza..
Yo creo que por dentro uno quiere ser así de "mediocre" como el que describes.. pero por presión o necesidad (la de cada quien, vamos, que esto es algo intangible también) terminamos aceptando condiciones que no nos gustan y nos pueden afectar luego...

::HD @harodani:: | 23 de diciembre de 2011, 18:29

Puedes estar podrido de dinero, y tener un malditamente infeliz trabajo esclavizante. En la "carrera" no es la cantidad de dinero lo que te hace feliz, ¿no?. Es que disfrutes, al menos un poco, lo que haces.

Por eso yo agarré mis peroles, me fui para otro país a volver a estudiar y volver a descubrir algo que me gusta de esta carrera.

Saludos Sandum ;)