Algo que necesito sacar de mi sistema.


No pueden culparme por estar obsesionado con el matrimonio ¡Imagínense! En mi familia ha habido 2 en un periodo de menos de 6 meses, eso sin contar que viene otro en camino, con una diferencia de menos de un mes.

Los matrimonios me deprimen es oficial. A pesar del Buffet, de la bebida gratis y de las fotos, es inevitable no deprimirse en un lugar donde van puras parejas y para rematar a ti te sientan en la mesa que todos ven de forma patética: La mesa de solteros.

No estaba de mal humor, hasta que en medio de la celebración alguien me dijo: "¿Por que no bailas con alguien? Tu como siempre detrás de tu mama” Me senté. Estaba furioso ¿Quien se cree? Estoy por pensar que yo tengo un letrero tipo: "Molesten al flaquito". La verdad es que luego que se me paso la ira me quede pensando en la frase ¿Estoy aun en las faldas de mi mama?

No lo creo así, a mi edad, viví casi 8 años lejos de ella y dentro de ese tiempo estuve un semestre solo, por mi cuenta en Apure. No tengo muchos amigos en Valencia (aún) pero salgo casi siempre sin ella. Por más que le daba vueltas no entendía lo que me molestaba. Hasta que empezó el show especial de la boda. Todos se levantaron con sus parejas. Mire a mi alrededor y los únicos sentados eran los mas viejos y las mujeres solteras que no consiguieron con quien acostarse esa noche. Finalmente note que el comentario no era por maldad, era por lastima, y me sentí peor por ello, por que aunque yo tuviese un novio, igual mi tarjeta siempre dirá: "Valido para una persona". A pesar de que este con alguien, siempre seré visto como un ser solitario que devora hombres y solo recibe afecto verdadero de su madre. Por más que escriba sobre eso, así llore, o nos creen una ley, siempre existirán esas situaciones donde inevitablemente piensas que tu vida seria más fácil si comieras ostras en vez de camarones.

A partir que se dio la noticia de las asociaciones de convivencia, y desde que en mi casa y los territorios circunvecinos no se habla de otra cosa que son sean casamientos y vestidos, me he dedicado a pensar mucho sobre el tema, y sobretodo sacárselo a mi madre (Para que luego digan con propiedad que estoy detrás de ella):

—Uno de mis amigos pronto se va a casar —mentí— creo que dentro de unos meses.
—¿Y a que país se va a ir?
—A ninguno, no se si sabes, pero aquí esta por aprobarse una ley que permitirá a las parejas del mismo sexo formar una asociación de convivencia, con efectos patrimoniales similares a un matrimonio.
Termine de redondear el cuento de mi amigo, pero la cosa aún no estaba avanzando mucho. Aun así continúe:
—Le dije que ni en sueños iba a ser su dama de honor.
Ambos reímos.
—Supongo que el protocolo en un matrimonio de esa naturaleza debe ser diferente —presione.
—Debe ser una locura —dijo ella—, no se como estará eso, pero ¿Los papás de él saben?

No había previsto esa pregunta. Sin embargo decidí dotar de más drama mi planteamiento:
—Creo que no... A estas alturas ya lo habrán de sospechar, pero oficialmente no saben nada.
—Imagínate tú —comento ella, casi en tono de lamento—. Quien sabe como lo tomaran ellos, pero esto es algo muy difícil de aceptar, y que luego de eso te planteen la idea de un matrimonio... Lo que soy yo no invitaría a nadie de la familia -mi mama es toda old school: como buena madre ella se encarga de participar a la familia cuando viene el matrimonio de uno de sus hijos).

Trate de que no me molestara el comentario, al fin que mi mama, debido a mi ya prolongada soltería no ha tenido la oportunidad de familiarizarse con un nuero de verdad... Pero si voy a tener un matrimonio sin familiares, prefiero irme a otro país. Si tus familiares no son capaces de superar que tu te acuestas con hombres en vez de mujeres y eso no es su problema, si tu papa quería un varón en vez de "una mariquita", si tu tíos se sienten avergonzados por que el "pajuo de su hermano tuvo un hijo gay", pues entonces no se invita a nadie. No se necesita a nadie mas que no sean los testigos, el prefecto y la persona que estará junto a mi, y no me sentiré mal, no me puedo sentir mal por culpa de alguien que no es capaz de compartir una alegría tan grande conmigo... Las bodas de 50 invitados son más excelsas que las de 200, así de simple.

Por otro lado decidí, que en lo que tenga con quien asistir, enviare notas (correos o sms) de agradecimiento para aquellas infames tarjetas de “Valido para una persona”.

11 comments

Akira | 27 de abril de 2009, 15:11

Tranquilo novio mio, cuando nos casemos no tendras ningun motivo para deprimirte!!!

Besos!!

Henmex | 27 de abril de 2009, 18:06

ummm pa que casarse si uno puede arrejuntarse que es mas economico y menos lioso

The Dreamer | 27 de abril de 2009, 19:23

Love is in the air... (8) O quizas la locura :P Suelo decir que el matrimonio es de locos... Pero a la vez lo veo tan romantico y necesario para asegurar el futuro y mejorar la forma en que vives con tu ser amado :)

Se dice que a cada quien le toca su sabado... Dia ideal de matrimonios :P

Cuando ocurra el mio, Dios mediante, no habra dama ni damo de honor... Capaz nadie... Solo el y yo :)

Y no te achicopales por esas cosas... Si la tarjeta es para una sola persona, no vayas, asi de simple ;)

|·Dirty·| | 27 de abril de 2009, 21:19

Que risa lo de comer ostras en lugar de camarones...

Con lo farándulero y metiche que es el venezolano, nada más que por el chisme, esos que renegaron de ti serán los primeritos en llegar si tu mamá insiste en invitar a la familia.

Besos!!!!!

Anónimo | 27 de abril de 2009, 21:54

pues que te dire si es algo pesado ir a la fiesta de un amigo o algun conocido y ya ni se diga de algun familiar y que los primos, tios y conocidos te pregunten con ese tono cantadito y molesto ¿y tu novia? o ¿y para cuando conocemos a la afortunada? o cosas asi

de hecho hoy me paso algo muy padre, me habia cerrado tanto en mi burbuja por los rechazos de las 3 ultimas chavas con las que quise algo serio que me frustre y no quise salir con nadie estaba muy dolido en mi ego asi que no notaba los detalles de algunas chicas que me tiraban el can como decimos aca en mexico

pero hoy fue diferente puse mi cara de heterosexual o mejor dicho de menos gay y mas galan, o como lo quieran ver pero el chiste que deje las joterias como dicen en mi casa y fui yo con virtudes y defectos y todo ese royo me senti bien

y lo que sucedio fue que 2 chicas me empezaron a halagar que que bien me veia que mis ojos estaban chidos que que nice se veian mis chinos etc y me senti bien

yo se que para nadie es agradable que te esten molestando de que eres un marica que odio ese termino perp en fin ese es el precio que segun los heteresexuales tenemos que pagar por comer camarones en vez de ostras como tu dices jajaja

asi que animo ni tu madre ni tu familia ni amigos tienen por que intimidarte solo trata de ser feliz llevando tu bajo perfil y aprovecha lo que se de cuando se pueda y vive esos hermosos momentos con tu pareja

Jernest** | 28 de abril de 2009, 2:08

UY Chico!!! pero si las bodas son finiiiiisimas! Bailas ese merengue que solo ahi vas a escuchar y que a pesar de ello todavía te lo sabes al pelo. Comes muchisisisisisimos pasapalos divinisimos (I´m a mental fatso). Y además te tripeas los vestidos surrealistas y extravagantes de las invitadas mas bizarras...

Lo que soy yo, amo las bodas... pero en lo tocante a tu sentir, no te preocupes ahora, sino cuando ya venga la tuya, probablemente para ese entonces ya las cosas hayan cambiado....

BTW... también AMO los camarones, y nunca me cansaré de comerlos :P

Me provocó ir a una boda :(

Besos

LuisGui | 28 de abril de 2009, 23:35

Bueno... Lo que sucede es que las bodas siempre han tenido ese tinte heterosexual que poco se asocia con parejas del mismo sexo. Es comprensible que en nuestro país (por no decir el continente) es poco probable que la mayoría se adapte a esos cambios sociales.

Ahora bien, hace 50 años ni siquiera se podía hablar abiertamente de uniones entre gente gay o adopciones homoparentales; así que creo que hemos avanzado un poco desde entonces. Yo creo que deberías asumir con humor el asunto de las bodas y disfrutarlas a rabiar, gozarlas hasta el cansancio, y ya.

Espero la insigne tarjeta para la tuya. ;)

pablitö | 29 de abril de 2009, 2:31

me parece excelente la acotacion final (eso de las notas de agradecimientos a los infames)... o simplemente presentate a la ceremonio/recepcion con tu "amigo especial" llevando un solo regalo de parte de los dos... seguramente todos estaran tan atonitos que ni siquiera le pediran pase a él... asi evitas, primero, que te vean como un solteron y a la larga si te mantienes con el mismo chico por algun tiempo (despues que vayas a cinco o seis eventos en menos de un año) entonces tambien cambiaran esa imagen (por lo menos de ti) como un deborahombres...

bueno, y tampoco es que hay que hacerle mucho caso a lo que digan (ni por detras ni por delante) de uno... siempre "la gente" encontrara algo que decir...

por cierto, ame la reproduccion del dialogo con tu madre... muy old school y todo debe ser una señora muy simpatica ella xP

Oz Vega | 5 de mayo de 2009, 16:59

Hmmmm
yo siempre he querido casarme... no sé porque, pero me gusta la parafernalia esa y la idea de jurar vivir hasta que la muerte o la amante nos separen....
Besitos desde mi lejana galaxia... que no me ha dejado entrar hoy! jejejeje

BIRA | 13 de mayo de 2009, 4:26

Y qué hay de malo en que tu Mamá te quiera tanto?? No te comas la cabeza. En esta vida todo llega, las cosas y las personas van cambiando, pero Mamá siempre va a estar ahí y eso es lo más grande que tenemos, aunque algunos nos miren como apenándose de nosotros, yo no cambio ese amor por nada ni por nadie.

En cuanto a lo del matrimonio, pues mira, mejor solos que mal acompañados. Odio esas bodas en las que unos no se soportan a otros y sólo han sido invitados por el qué dirán.

Meesh.elle | 25 de mayo de 2009, 18:59

En función de un comentario mal habido pueden crecer 12546931 divagaciones. Más si se trata de, coño, la mamá de uno y por su puesto, tú, en función de ella. Lo cierto es que a aquellas personas que lanzan comentario de esa calaña deberían agruparla en un mismo sitio (ardiente, rojo y caluroso) y si es en un matrimonio, pues asignarle la mesa mas aislada del salón.