Cambiando ideas.


Todavía quedan muchas cosas que contar acerca del viaje… Bueno en realidad no son muchas, solo que, como deje entrever en el anterior post, en este viaje he quedado prendado de alguien por el que usualmente no voltearía ni a ver…

 

Su nombre para los efectos será Jonás… Cuando lo vi, junto al grupo de amigotes con el que decidió salir a buscar trabajo, pensé, o mejor dicho,  observe al macho alfa de todos ellos, que llamaremos Mangia para hacer honor a sus raíces italianas… Tiene un cuerpo de infarto, perfecto, con la estatura adecuada, y ni hablemos de la retaguardia…

 

Con el pasar de los días y sentado atrás de Jonás y diagonal a Mangia, me distraía demasiado viendo hacia la derecha… A duras penas podía sopesar las cosas del curso con tamaña distracción… ¡Y es que esa camisa rosada se ve tan bien en él! ¡Y no hablemos de la blanca en la que se le marcan sus hermosos bíceps! El momento más esperado de la mañana para mi no era del coffee break y los nefastos cachitos ¡No señor! Mi instante más esperado era cuando Mangia sentía calor y se quitaba ese molesto saco… ¡Dios!

 

Pero entonces durante la segunda semana sucedió lo impensable… Jonás se revelo como un chico fascinante, al cual todos los del salón bautizaron por unanimidad como “la rata”… Yo por el contrario lo veía como un ser súper divertido, que no solo pensaba las cosas con el mismo desparpajo que yo, sino que además las decía… En un modulo, por ejemplo uno de los instructores se disculpo:

 

—Les  pido disculpas por la tardanza, es que mi asistente me pidió un permiso de post natal y yo tuve que atender algunas cosas.

 

Minutos después entro una chica algo pasada de peso, la cual, al sentarse dejo marcada bajo franela, una gran y flácida barriga… Entonces Jonás se volvió y me dijo:

 

—Bueno ¿Y el permiso era de post o de pre natal?

 

Y así empezaba mi día, Jonás hablaba y Sandum reía… Pero entonces lo inevitable sucedió. Desde esos días deje de ver hacia la derecha. Mi momento más esperado de la jornada ya no era cuando Mangia se quitaba el saco, sino que todo el día era genial mientras pudiese escuchar algún comentario o decirle algo a Jonás… ¿Cómo era posible que existiera alguien que me divirtiera tanto? O peor aún ¿Estaba prendado de nuevo de un hetero?

 

Si me gustaba o no, si estaba enamorado de un hetero o no, ya no importaba… En el almuerzo de despedida pase los momentos más divertidos de la semana; estar en medio de Jonás y Mangia es lo más súper que se puedan imaginar… Eso sin contar la risa que me dio por los wirchos que se levantaron con el plato sucio de la mesa, a repetir en el buffet… So sad (Lo siento, pero tenía que decirlo), al tiempo que Jonás le decía a Mangia:

 

—Recuerda que no debes levantarte con el plato sucio de la mesa…

—¿Qué te pasa chamo? —Respondió Mangia—, tu crees que yo soy marginal como tú…

—Bueno… esteee….

 

Al final, y en la fiesta de despedida, llegue a la única conclusión posible… Estaba literalmente BABEADO por Jonás… Por que aunque Mangia estaba más sexy que nunca con una camisa blanca manga larga abotonada al descuido para la ocasión y mostrado pecho como todo un Dandy Boy Caraqueño, Jonás, con su camisa doscientas tallas mas grandes, con su pantalón ancho, con su esclava de plata y sus zapatos negros de obrero —sin contar que lucía mucho más delgado en esa ropa—, se robo toda mi atención… Durante la velada, además de bromear y reírnos, descubrí que tiene novia, que a pesar de lucir como todo un Tukky (Salvando los obvios detalles en el corte de cabello y algunas otras cosas en el comportamiento) detesta el regaeton, y que con las personas con que mejor baila en la vida son su mamá y su hermana… Y así, con su numero de teléfono, con un abrazo que disfrute enormemente y un dibujo que todos vieron pero que solo a mi me firmo, me despedí de Caracas, y aprendí, que a pesar de los paradigmas que tengamos, siempre puede pasar algo que de una nueva vuelta de tuerca y nos haga ver las cosas de otra manera…

14 comments

Eduardo | 10 de octubre de 2008, 21:31

Oh boy...! I want a piece of those guys! XD

Jernest** | 11 de octubre de 2008, 18:04

Yo siempre he querido enamorarme de un Tukky... se que Jonás no lo es pero leer tu post reavivo ese sentimiento en mi... lo admito, los Tukkys despiertan interés en mi.. ojo, no los Tukkys nefastos con bigotes asquerosos decolorados y queloides en todo su cuerpo... los Tukkys hot... los raticas, los que hacen barras todos los días, los verdaderos Tukkys...

TMI... :/

xoxo

Richese | 11 de octubre de 2008, 22:29

Buen post Sandum! Si bien es frecuente que siempre nos fijemos en el tipo más atractivo dentro de un grupo, alguien con una personalidad magnética, y un humor aparentemente tan impecable, inevitablemente va a llamar la atención (Independientemente de que sea tukky o *Insertar aquí tribu urbana*).

Ahora bien, no sé que es exactamente un heteroflexible y en el post anterior dijiste que Jonás lo era. ¿Esto significa que cabe la posibilidad de una 2da parte o no?

Sandum | 12 de octubre de 2008, 20:33

Bueno Eduardo creo que mas de lo que te di of these guys no puedo... jajajaja
-0-
Bueno Jernest is a nice fantasy... Besos!
-0-
Los heteroflexibles son aquellos seres que confunden a los gays con poses aparentemente variables en cuanto a su preferencia sexual, pero la mayoria a la hora del te, nunca pasa a mayores... La razones de ese comportamiento no se saben aún.. Supongo que en el futuro el mundo sera un "Un todo contra todos"... Ahora la segunda parte puede ser ya que posiblemente lo vea el proximo fin de semana que ire a Caracas, aunque como te dije, dudo que pase a mayores... Besos!

Akira | 13 de octubre de 2008, 13:50

Mi novio y sus historias...

Nykkä | 13 de octubre de 2008, 16:17

jejejeje interesante, a mi me paso algo si, me fije en alguien que nada que ver con mis gusto, siempre habra gente q rompa el molde mi amor ;-)

Anónimo | 13 de octubre de 2008, 19:02

Y la novia de donde es??
=O


Cuente que eso puede cambiar. Jaja!

Thiago | 14 de octubre de 2008, 10:11

Bueno, cari, no pienso ponerme celoso pq me pongas los cuernos con un tipo intelectual y de gafitas... Yo se que a mi lado sufres pq soy mas bruto que un arado, por eso te proponto una cosa: Tu con Jonás y yo con Mangia, jajajajaj

Bezos.

Majo | 14 de octubre de 2008, 22:19

aw es que siempre he pensado que la personalidad le puede a una cara bonita... o en tu caso, a una retaguardia jajaja. genial post, días sin leerte.
xx!

Tisroc | 15 de octubre de 2008, 14:49

Bueno, que te puedo decir... jejeje hemos tenido experiencias muuy diferentes en ccs. Puedo repetir la estupida retajila de cosas que la belleza externa es pasajera que si lo que importa es lo que se lleva por dentro pero nahhh... Fino que disfrutaste bien el viaje a Ccs y conociste gente que vale la pena conocer.

Jernest** | 18 de octubre de 2008, 21:58

Mr. Sandum.. que se ha ganado un premio! pase por mi Blog a recogerlo... saludos!

Darkljah | 21 de octubre de 2008, 12:09

que bien que al final de tu viaje la hayas pasado bien, y mas disfrutando con un chamo que te gusta, lastima que no era gay pero bue... disfrutaste de su campañia...

Saludos...

BIRA | 28 de octubre de 2008, 2:42

Moraleja: no son siempre los más guapos los que terminan robándonos el corazón. Desde hace mucho tiempo creo que es más interesante aquel/lla que nos hace reir. Has confirmado mi teoría.

Monchis | 28 de octubre de 2008, 17:31

Como te has podido dar cuenta la belleza entra por los ojos.

Pero lo que es realmente importante no es visible a primera vista

Saludos,