Muerto por dentro

Imagen seleccionada por ser la peor en la historia del blog


Si de algo yo me la he dado en este espacio es de ser un investigador cuyas hipótesis no se basan en el rigor científico. Mientras tomo pequeños chocolates Hershey’s de una bolsa y agradezco mi metabolismo, finalmente me doy cuenta que en estos últimos cuatro años he llevado la investigación aplicada mas grande que una persona haya realizado sobre si misma (en caso de dudas sobre esta afirmación volver al principio del párrafo), ¿No me creen? Veamos:

Año 1

El año uno es difícil ya que en esa época yo casi no escribía del tiempo presente. Al tiempo que me las daba de inocente, estableciendo un porcentaje de virginidad cuya formula no revelaré (ver), en realidad tenia un affair con alguien que aún a estas alturas no puedo ni decir en voz alta, pero quién no haya tenido ese tipo de relaciones que lance la primera piedra. Esa relación supuso el primer balazo a lo que en ese entonces pensaba que era el amor. Pero eso tiene varias vidas, la cosa continúo, pues conseguí en ese mismo año otro clavo que saco ese, y aún puedo decir que fueron los años mas felices de mi vida.

Año 2

En el año 2, sin porcentajes de virginidad latentes, y con muchas ganas de vivir, recibí otro balazo (ya van 2 vidas) y este fue más certero que el anterior. Esta fue una de las últimas veces que le vi, aunque la cosa estaba disfrazada por las circunstancias (ver)

Año 3

Moribundo, entonces vino como una especie de derrape mojigatero (porque no es un derrape como tal, yo soy un poco mojigato). Entonces salí con gente mayor que yo (ver), tuve incontables citas, las mas desastrosas narradas en este espacio como esta (ver) y otras que ni siquiera me atrevo a narrar porque el mero recuerdo me produces nauseas (disculpen, no hay link).

Año 4

Entonces llegamos al año 4, con par de balazos y numerosos intentos. Ese fue el año del “Go with the flow”. Si salía con 3 personas diferentes en una semana bien, si luego no salía en dos meses, bien, estaba moribundo como se empieza a notar aquí (ver) Al menos mi estilo de escribir si evolucionó un poco, casi no puedo leer mis primeros post.

Año 5

 Con el blog semi abandonado no tengo mucho a lo que hacer link. Ahora me dedico a ser como una especie de arlequín que sale con amigos pero que siempre esta solo, mi función es entretener. Me da miedo salir con alguien y asumir ese compromiso, pero a la vez no quiero estar solo. La gente me pregunta si algún día “voy a conseguir a alguien” (Mi mamá, 2012), o me dicen que es una lastima lo que sea por lo que este pasando (Mi hermano menor, citado por mi mamá, 2012) y yo ya ni se que pensar. Quiero sentir ese amor de hace años de nuevo, pero parece que ese tren ya me dejo, y no me puedo montar en el nuevo, hay cosas que me dan flojera, que no entiendo, con las que no quiero lidiar, al parecer también “quiero todo fácil” (Víctor Molina, 2011). Esa actitud de “ir con la corriente” y esperar que “todo se de solo” termino por matarme, por arrastrarme de un lugar del que ahora no puedo salir y es como una mezcla de todo, como la desidia final de un hippie que ya no tiene fuerza ni para buscar monte.

Ayer salí con un amigo y en un momento en que me quede solo con su acompañante, este me preguntó:

—¿Y tu qué? ¿Tienes pareja? ¿Estas con alguien?
—No, yo estoy muerto por dentro —fue lo que respondí. Me vio con algo de estupor, mientras yo mismo me preguntaba si era verdad.

Recordé como en mi última “cita”, la persona prácticamente se me lanzó encima y yo fui incapaz de responderle. No me dio pena, no intente disculparme demasiado, solo deseaba que sus intentos infructuosos finalizaran. No era su culpa, era el primer “No eres tú, soy yo” sincero del mundo.

 No me quedo más que seguir tomando cerveza de la verde y esperar lo mejor. Me di cuenta que mi proyecto de 5 años había terminado: Logré en forma exitosa convertirme en una persona que ya no espera nada de nadie, en un flojo emocional y aún así aparentar otra cosa.


(Para la próxima seré más optimista, pero es que estos meses han sido raros)

5 comments

Harold Martinez | 27 de agosto de 2012, 2:03

Por el amor de Deox. Tú no estás muerto por dentro. Básicamente porque si no no pudieras hacer una reflexión como ésta. Que por cierto, bien divertido es leer esos post del año del catapún que leí en una sentada un Sabadingo en mi soledad escandinava. Ahora, y con un alto riesgo de entrar en nivel insospechados de cursilería y corny-ness, ¿no es más bien la falta de sustancia de la gente lo que no te satisface? Obviamente ya cansado de experimentar y producto de las decepciones del pasado... ¿para que intentarlo si esto no va a servir? Entonces, y allí viene lo cursi, no eres tú, sencillamente no ha llegado la persona correcta en tu vida.

Nevertheless, creo que votaré por el quote de Victor Molina y que tú lo quieres todo fácil. Quieres que caiga del cielo y ya, y que todo sea instantáneo. Ojo, no te juzgo ni te culpo por desearlo. Yo estoy en las mismas. Sin embargo, ¿quién dijo que este experimento terminaba a los cinco años?

Saludos variados.-

Harold Martinez | 27 de agosto de 2012, 2:03

Por el amor de Deox. Tú no estás muerto por dentro. Básicamente porque si no no pudieras hacer una reflexión como ésta. Que por cierto, bien divertido es leer esos post del año del catapún que leí en una sentada un Sabadingo en mi soledad escandinava. Ahora, y con un alto riesgo de entrar en nivel insospechados de cursilería y corny-ness, ¿no es más bien la falta de sustancia de la gente lo que no te satisface? Obviamente ya cansado de experimentar y producto de las decepciones del pasado... ¿para que intentarlo si esto no va a servir? Entonces, y allí viene lo cursi, no eres tú, sencillamente no ha llegado la persona correcta en tu vida.

Nevertheless, creo que votaré por el quote de Victor Molina y que tú lo quieres todo fácil. Quieres que caiga del cielo y ya, y que todo sea instantáneo. Ojo, no te juzgo ni te culpo por desearlo. Yo estoy en las mismas. Sin embargo, ¿quién dijo que este experimento terminaba a los cinco años?

Saludos variados.-

Thaumata Ate | 28 de agosto de 2012, 14:09

Hace un par de años yo me sentía igual de decepcionado, sientes que todo esta vacío, te mueves de un lado a otro y sólo rebotas con sobras de la vida. Es una desesperación inmoladora, quiebra lo más profundo de tu persona cuando vas a hacer algo. Eso es al principio.
El asunto evoluciona hacia un sin-sentido incesante. Ya no sientes que la vida es desabrida,simplemente no sientes nada. No hay desesperación, sólo esperas que "todo pase". No hay algo detrás que motive a hacer algo. Ya no deseas nada o si se prefiere, puedes quererlo, pero no lo consigues y eso no te genera ni frustración ni tristeza. Espero no haberme viajado con lo que escribí, es sólo que me encanto leer tu columna (nunca me la pierdo, aunque a veces me falte un poco tiempo para comentar y agradecerte por tu esfuerzo en este proyecto).
No tengo la finalidad de animarte porque yo viví esa etapa dándome de golpes hasta que llega un momento en que sales solo. No hay un motor o palabras que te liberen. Sólo surges y vuelves a la vida. Saludos. Sigue escribiendo, lo haces muy bien.

eugenio hernandez | 3 de octubre de 2012, 16:35

Vale hoy me distes un gran golpe, no se como llegue aqui pero: No se escribir. Pero bueno lo sobrellevo con un poco de pepsi, pues no me gusta la cerveza. En fin, me encanto la entrada, pero las personas entran y salen de nuestra vida como una rutina que no para nunca. Si es un intento o no, si realmente lo amas o no; eso que importa. Es la misma mierda todo el tiempo.

A mi no me gusta el amor pues nunca lo he probado. Seria extraño hablar de el cuando en mi mente nunca ha pasado un solo pensamiento de amor solido. Hipócrita seria si dijera que me encanta el amor y vivirlo al máximo. Pero eso nunca me detuvo. Aun así, me doy cuanta que no importa las veces que el destino me traiga otra cicatriz de soledad, siempre estaré solo.

Ahora después de mucho leer, me doy cuenta que las personas mueren mas fácilmente en la mente hoy en día que una persona que muere de manera terrible en el plano físico. Todos los blog que leo, son de personas que ya no esperan nada del mundo, que todo o han vivido y que nada puede ya sucederles, pues o han caído en en fondo del abismo, o sencillamente ya las vida les dio todo lo que necesitaban y mas. Personas solitarias como yo, que carecen del amor verdadero, del solido que se ve aunque se oculte. Esa ebriedad de amor me irrita, pues el amor para muchos ni siguiera es una opción.

Aprovecho, para decir que eres de Venezuela yo también. Quisiera conocerte, me encanta tu blog y me has inspirado a comentar. Pero vale supongo que es algo difícil, así que omite lo que escribí. Vale suerte con tu vida. Y esperare con ansias la siguiente entrada.

Miguel | 22 de octubre de 2012, 23:40

Tus enlaces a tus posts viejos me hizo leer acerca de este chamo Enawo... Se me aguaron los ojos al leer tu historia con él, me pasa algo así con un chamo que trabaja conmigo y vemos algunas clases juntos (si también pasamos bastante tiempo juntos), un chama anda atrás de él y él anda atrás de ella, pero también él anda atrás de mi... La cosa es que un chamo en Puerto Ordaz también entiende perfectamente por lo que pasaste (como si esos posts los hubiera escrito yo), me dolió tu final porque me imagino que me pasará algo así. Saludos